viernes, agosto 19, 2022

Varias comunidades autónomas reclaman prorrogar el estado de alarma más allá del 9 de mayo

Andalucía, País Vasco y Murcia encabezan la ofensiva para mantener las restricciones ante el aumento de la incidencia del virus

El próximo 9 de mayo decae el estado de alarma y el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, anunció la pasada semana que no tiene intención de prorrogarlo. Terminaría, por tanto, la vigencia del instrumento jurídico que permite a las Administraciones Públicas sostener la legalidad las tres medidas más restrictivas que se han puesto en marcha durante la pandemia: el toque de queda, la prohibición de reuniones entre no convivientes y el cierre perimetral entre autonomías.

Sin embargo, la situación epidemiológica está lejos de estar controlada en España. De hecho, en las últimas semanas, nuestro país ha experimentado un leve aunque constante incremento en los datos de incidencia acumulada. Esta semana, además, Sanidad apunta a que empezarán a percibirse los efectos de las vacaciones de Semana Santa.

Tres comunidades (Madrid, País Vasco y Navarra) y las dos ciudades autónomas, Ceuta y Melilla, presentan valores de incidencia del virus que las sitúan en la franja del riesgo extremo. Pero el estado de las cosas en el resto de España tampoco es suficientemente bueno; solo la Comunidad Valenciana está en la categoría de riesgo bajo en lo que a incidencia se refiere.

Esta situación ha llevado a algunos presidentes autonómicos a alzar la voz en público y en privado para pedir la prórroga del estado de alarma o, en su defecto, algún instrumento jurídico que permita mantener las restricciones. La ofensiva la encabezan los dirigentes populares de Andalucía y Murcia, Juanma Moreno Bonilla y Fernando López Miras, así como el lehendakari vasco, Íñigo Urkullu. Asimismo, otros barones socialistas se enmarcan en esta corriente.

De igual forma se ha expresado el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, que ha defendido el mantenimiento del estado de alarma porque sin él, ha advertido, no habrá «seguridad jurídica para tomar decisiones» frente a la pandemia.

Según ha dicho Otegi en Radio Euskadi, «el problema de fondo es la soberanía del país» y que los vascos no puedan poner en marcha restricciones para evitar la expansión de la covid-19, sin la cobertura del estado de alarma adoptado desde Madrid.

Artículos relacionados