domingo, septiembre 25, 2022
domingo, septiembre 25, 2022
56 Publicaciones

Dani De Fernando

Dani de Fernando es graduado en Filosofía por la Universidad Complutense de Madrid. Después de un año dedicándose a la edición de libros, fundó Ediciones Monóculo en 2021, donde ejerce como editor. Además, escribe artículos y relatos en diversos medios de comunicación.
56 Publicaciones

Felipe se santigua

Es rey de una España aconfesional, sí, pero la presencia de la muerte —y, querría pensar, del anglicanismo— lo llevó a santiguarse

Un pueblo de esclavos

"Estos días se ha hecho notar sobre todo entre lo que Juan Manuel de Prada llama «la derechuza»: los hay que han homenajeado a Isabel II casi con el mismo entusiasmo que los propios británicos por «el servicio a su patria»"

Que pasen cosas

No somos capaces de admirar algo que no sea impactante y, sobre todo, que no se nos presente como tal; y necesitamos que pasen cosas, cuantas más mejor, y que todas ellas nos sorprendan de algún modo

Las dos Españas

El verano en España siempre trae consigo un enfrentamiento que es particularmente divertido: el de los que prefieren el norte contra los que prefieren el sur.

La teta capitalista

El sistema no quiere a las mujeres (¡ni a los hombres!) «de vuelta al redil reproductivo», sino solas, sin ataduras, «para poder correr ligeras aquí y allá, según los mercados las vayan necesitando»

Columnismo estival

"El verano es capaz de alterar la mentalidad de los jefes de opinión, de dulcificar la labor de los columnistas y de entusiasmar a los lectores"

El PSOE y la tabernofobia

"Uno empieza a sospechar que el PSOE es restaurantófobo o tabernófobo: no se me ocurre un gremio al que hayan perjudicado más que el de los hosteleros"

Sánchez y la corbata

Todo el mundo tiene un límite y al mío he llegado con lo de la corbata. Y no porque nos haya impelido a no llevarla para «hacer frente al ahorro energético»: lo que me jode es que haya dicho que no la usemos cuando no sea necesaria

Racionamiento

Von der Leyen parece afectada porque, dice, Rusia la está chantajeando con el gas. Quizá ella esperaba una actitud más a la yanqui, que ellos lo mismo declaran la guerra comercial a Maduro que lo convierten en su socio

Srpski Inat

Serbia es la prueba de que los efectos del capitalismo son a la larga mucho más nocivos que los del comunismo: mientras el primero mata el alma de los pueblos, el segundo, obstinado en matar el cuerpo, termina por reavivarla