domingo, abril 14, 2024
domingo, abril 14, 2024

Claudie Târziu, líder del partido conservador de Rumanía (AUR): «La UE amenaza con convertirse en un superestado federal»

El político rumano, en una entrevista para El Liberal, asegura que «la agresión de Rusia contra Ucrania es bárbara, ilegítima y criminal»

En 2024, los rumanos tendrán que ir de nuevo a las urnas, el descontento general, la inflación, el aumento de precios en materia energética… Por eso, un partido clave puede ser AUR (Alianza para la Unión de los Rumanos), un partido conservador que nació en el año 2019. 

¿Cómo presentaría AUR a alguien que no lo conoce? ¿Qué valores defiende?

Claudiu Târziu: La Alianza para la Unión de los Rumanos es un partido nacional-conservador, por lo tanto patriótico, soberanista y cristiano. Fue fundado en 2019 y, tras las elecciones de 2020, entró en el Parlamento rumano con 47 escaños (el 10% del total de los mandatos). 

Nuestros valores fundamentales son la Familia, la Nación, la Fe y la Libertad. Por lo tanto, somos, a partes iguales, defensores y promotores de la vida -que defendemos desde el momento de la concepción-, de la nación rumana -que entendemos como la totalidad de los rumanos que han existido, que viven hoy y que existirán-, de la fe cristiana -que vivimos y confesamos- y de la libertad en todas sus formas -desde la libertad de pensamiento y de expresión, hasta la libertad de asociación, de empresa económica y de libre circulación-.

¿Cuáles son los principales problemas que ve en Rumanía? ¿Cuáles serían las primeras cosas que haría si llegara al poder?

Claudiu Târziu: Rumanía es hoy un Estado capturado por la plutocracia, es decir, por una mafia transnacional. El Estado rumano ya no es la forma de organización política del pueblo rumano, sino más bien una estructura de extracción de los recursos rumanos en beneficio de grupos de interés formados por políticos, delincuentes de guante blanco, organizaciones ocultas y multinacionales. 

En realidad, este es nuestro mayor problema. Durante los últimos 33 años, Rumanía ha sido robada y humillada. La revolución anticomunista de 1989 fue aprovechada por las segundas y terceras capas de la nomenklatura comunista y la Securitate. Rumanía tiene un estatus inferior al de una colonia, bajo la apariencia de una democracia alineada con organizaciones internacionales con objetivos declaradamente nobles, como la UE y la OTAN.

Sin embargo, los pequeños avances que hemos logrado en materia de Estado de Derecho, economía de mercado y seguridad nacional han sido posibles gracias a nuestra pertenencia a la UE y a la OTAN. Por desgracia, hoy en día, a través de la Comisión Europea, cada vez más entregada a la ideología neomarxista, una ideología de muerte, destrucción moral y expolio de la población -a la que se engaña con «pan y circo»-, la UE amenaza con convertirse en un superestado federal, en el que la soberanía nacional y los intereses específicos de nuestras naciones se ven cada vez más restringidos y desatendidos. 

Una vez que Rumanía sea gobernada por AUR, volverá a ser un Estado nacional, es decir, que ponga en el centro de sus preocupaciones los intereses del pueblo rumano.

Para alcanzar este objetivo, es crucial un nuevo orden institucional, reformas fundamentales y volver a situar a nuestro país en la senda del desarrollo.  Por supuesto, todo esto no puede lograrse en un solo mandato de cuatro años, pero una vez iniciado, los primeros resultados serán rápidamente visibles y los rumanos ganarán confianza. 

Nuestro objetivo es volver a utilizar nuestros recursos naturales en interés de su legítimo propietario, el pueblo rumano. Con el dinero así obtenido, crearemos un clima de seguridad y prosperidad. Intervendremos sin demora en dos ámbitos vitales, que hoy son fuentes de corrupción y entornos peligrosos para la supervivencia de la nación: la sanidad pública y la educación.Urge regular el mercado de la energía, «liberalizado» sin competencia real (más del 80% de la energía la produce el Estado) y puesto a disposición de los especuladores en bolsas extranjeras, lo que ha provocado una inflación galopante y nuestro empobrecimiento.

Es obligatorio un impuesto justo a las empresas multinacionales. Estas empresas ahora «externalizan» sus colosales beneficios, a través de algunos trucos financieros específicos. Por último, pero no menos importante, tomaremos las medidas necesarias para apoyar y desarrollar una clase de pequeños y medianos empresarios, privados de oportunidades reales debido a este Estado que hoy los oprime. Sin animar a los que pueden a producir de verdad, no podremos salir verdaderamente de la pobreza.

Muchos expertos han afirmado que Rumanía es uno de los países más corruptos de Europa, ¿qué hay de cierto en ello? Si es así, ¿qué haría usted para combatirlo o cambiarlo?

Claudiu Târziu: Rumanía no es ni más ni menos corrupta que otros países de Europa del Este que, tras el comunismo, han caído en manos de mafias locales en connivencia con la mafia transnacional. Pero en Rumanía, a través de esquemas que parecen buenos «sobre el papel», uno puede enriquecerse gracias a políticos corruptos, que hacen leyes para beneficio personal y hacen la vista gorda ante la violación de la ley. 

Los rumanos son los que más sufren porque no tienen justicia, ni un sistema judicial creíble que detenga o limite las actividades de esta mafia. Sufren porque pierden pleitos civiles (pueden durar décadas), en los que hay grandes daños materiales, aunque la ley esté de su parte, haciendo que gasten su dinero y tiempo, provocando en consecuencia que pierdan toda esperanza. La restitución de bienes confiscados por el régimen comunista, como casas, tierras y bosques, se ha hecho como querían ciertos políticos y tribunales. Por eso, una reforma seria del sistema judicial será una de nuestras prioridades. Rumanía quiere justicia. Y AUR la hará realidad.

¿Cómo ve las próximas elecciones; cree que puede ser un partido clave para decidir el próximo gobierno rumano?

Claudiu Târziu: Tenemos mucha confianza en que, en 2024, ganaremos la mayoría en el Parlamento y formaremos un gobierno para el verdadero beneficio del pueblo rumano. Hoy, en los sondeos que no son públicos, pero que son bien conocidos por todos los actores políticos relevantes, el partido AUR está en casi el 30% de los votos. Estas numerosas crisis, desde la económica hasta la social y cultural, no pueden ser resueltas por quienes las produjeron, los falsos socialdemócratas y los falsos liberales. Los rumanos entienden esto incluso más de lo que sugieren las encuestas. Sabemos estas cosas como son realmente, porque siempre estamos en contacto con los ciudadanos, les preguntamos por sus quejas y aspiraciones, y somos plenamente conscientes de sus sentimientos y reacciones. 

Para 2024, sin duda convenceremos a la mayoría de los votantes de que AUR es la solución, de que AUR es el único partido político que gobernará a favor de los rumanos, de que AUR tiene un programa de gobierno viable y un equipo capaz que puede cambiar realmente Rumanía a mejor. No luchamos por entrar en una alianza de gobierno, porque consideramos que todos los que han estado en el poder son culpables del desastre del país. Queremos y podemos gobernar solos. 

Hemos visto que tienen una buena relación con Chega y con distintas formaciones conservadoras en Europa, ¿por qué no les invitaron a las «cumbres patriotas» de Madrid y Varsovia?

Claudiu Târziu: Como he dicho, somos un partido joven, y este tipo de relaciones se construyen con paciencia y tacto a lo largo del tiempo. Al principio, éramos desconocidos para los demás, luego dimos algunos pasos para acercarnos. Creamos el partido después de las elecciones europeas de 2019, por eso no tenemos eurodiputados. 

Hoy nos comunicamos y establecemos bonitas amistades con muchos partidos conservadores en Europa, como, además de Chega, VOX, Fratelli d`Italia, PiS, Lega… Cuando estas relaciones alcancen un cierto nivel de madurez, seremos invitados a todos los actos conservadores europeos importantes.  No tenemos que precipitarnos, porque sin duda llegaremos a ello a medida que nos conozcamos mejor. Sin embargo, queremos hacerlo antes de las elecciones europeas, para que, una vez que tengamos eurodiputados, podamos trabajar muy bien con representantes de partidos afines basándonos en la confianza que hayamos ganado para entonces.

¿Cómo ve la guerra ruso-ucraniana, cuál es la posición de su partido?

Claudiu Târziu: La agresión de Rusia contra Ucrania es bárbara, ilegítima y criminal. Según los tratados internacionales y el derecho internacional, las fronteras no pueden cambiarse por la fuerza de las armas. Por lo tanto, la diplomacia es la solución a estos problemas. 

Como representantes del partido AUR, manifestamos esta posición desde el primer día de la guerra. 

Desgraciadamente, parece que ninguna de las partes quiere realmente que esta guerra termine. Me refiero no sólo a los dos Estados beligerantes, sino también a quienes están detrás de ellos. Es obvio que Rusia no sólo está luchando contra Ucrania. No es ningún secreto que Ucrania está recibiendo ayuda masiva de los Estados de la UE y de Estados Unidos. Pero un fuego no se apagará mientras se siga alimentando. 

Ustedes se preguntarán: ¿pero qué debe hacer Occidente, dejar a Ucrania indefensa? Y mi respuesta es: Occidente debe presionar tanto a Rusia como a Ucrania para detener la guerra. Porque la gente está muriendo, las ciudades están siendo destruidas y la gente está siendo expulsada y toda la región está en peligro. La guerra podría extenderse y, hasta entonces, nos está costando enormemente a todos, a los que luchan en el campo de batalla, pero también a los que están detrás. Debemos detener el mal, obligar a los bandos enfrentados a volver a la mesa de negociaciones y ayudarles a llegar a un acuerdo. Rusia debe entender que no puede hacer lo que quiere y Ucrania debe entender que su salvación no puede venir de destruir una parte aún mayor de Europa.

¿Cuál es su posición sobre la OTAN y la UE?

Claudiu Târziu: Como he dicho antes, AUR cree que la adhesión de Rumanía a la UE y a la OTAN fue una buena decisión para el país. Sin la UE probablemente estaríamos subdesarrollados, más de lo que ya estamos, y sin la OTAN no tendríamos un paraguas de seguridad contra las tendencias imperialistas de Rusia.

En lo que respecta a Rusia, Rumanía tiene una triste historia. Hemos sufrido enormemente por nuestra interacción con Rusia. Rusia es culpable hasta el día de hoy de que la provincia rumana oriental de Moldavia esté hoy fuera de las fronteras del Estado rumano. La República de Moldavia no podría existir sin el apoyo constante de Rumanía. Allí hay más de un 80% de rumanos étnicos y casi un 50% de ciudadanos rumanos. La unión entre Moldavia y Rumanía, de hecho la devolución de esta tierra, antes llamada Besarabia, al país, es un fuerte deseo de nuestro partido. Y por eso no tenemos ninguna simpatía ni confianza en Rusia.

Además, a lo largo de la historia, Rusia, sea cual sea su forma, como imperio, URSS o Federación, se ha aprovechado de Rumanía, la ha invadido y la ha sometido (en los años 40 y 50 del siglo pasado). Por eso debemos permanecer en la OTAN. 

Por otro lado, hay diferentes razones, como el desarrollo económico, la libre circulación, los estudios o diversos empleos, por las que necesitamos la UE. La Unión Europea acoge a la mayoría de los rumanos, de los 6 millones que se han ido al extranjero.

Por último, ¿cómo ve las próximas elecciones en España? Sé que tiene una buena relación con Vox, me gustaría saber también su opinión sobre el partido español.

Claudiu Târziu: VOX se parece mucho a AUR, pero tiene su propia especificidad. VOX tiene líderes fuertes y una política inteligente. Está en alza, y las próximas elecciones podrían llevarle al gobierno. Queremos que triunfe, igual que queremos que todos los conservadores lleguen al poder en sus propios países. Sólo a través de Estados soberanos, gobernados por principios conservadores, podemos esperar sanar la UE enferma que tenemos hoy. Los conservadores son los anticuerpos contra la enfermedad llamada neomarxismo que se ha instalado en Bruselas y Estrasburgo. Nuestra ambición es la vuelta a la normalidad. Juntos. Normalidad significa vida, valores, tranquilidad, bienestar sin trabas ideológicas, verdadera libertad que no se juega bajo las cámaras de vigilancia y la amenaza del crédito social contabilizado por la identidad digital, como en China… Normalidad significa tradición, espiritualidad, educación, personas dignas y libres, la creencia de que hay un Dios por encima de todas las cosas y que su Rostro se refleja en cada ser humano. Normalidad significa vivir sin miedo a la muerte, miedo a las autoridades, miedo a los demás… Normalidad significa la fidelidad de nuestros antepasados, a los que estamos llamados a no olvidar y a imitar en todas las buenas acciones.

Relacionados

spot_img

Colaboradores