Inicio Nacional Madrid se une a Murcia y desoye la reforma educativa del Gobierno:...

Madrid se une a Murcia y desoye la reforma educativa del Gobierno: mantendrá las calificaciones numéricas

La presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso.

Ayuso también apuesta por mantener los principales hechos históricos que el Gobierno proponía eliminar en esta reforma educativa

La Comunidad de Madrid se une a Murcia y decide rebelarse contra el Gobierno de España y su nuevo plan de estudios tras comunicar que mantendrá algunos puntos de la reforma educativa del Ministerio de Educación, según anuncian en el diario El Mundo

En este caso, Isabel Díaz Ayuso ha decidido mantener las calificaciones numéricas en las actas de evaluación, es decir, en la Comunidad de Madrid se seguirá considerando válido el sistema de calificaciones tradicional.

El Ministerio de Pilar Alegría considera que el sistema tradicional de calificaciones es muy «cuantitativo» y poco «cualitativo».  

En segundo lugar, Ayuso también mantendrá los principales hechos históricos que el Gobierno sugería eliminar en esta reforma educativa.  

Madrid también conservará la forma de enseñar la Historia como se ha concebido hasta ahora. Según adelanta El Mundo, «el consejero Enrique Ossorio propone un enfoque cronológico y lineal de la asignatura, con el aprendizaje de hechos históricos concretos, tanto de la actualidad como del pasado».

Así, el Gobierno de Ayuso vuelve a desmarcarse de la ministra Pilar Alegría, que centra su reforma en la Historia Contemporánea, especialmente en la del siglo XX

Murcia también se rebela ante la reforma educativa del Gobierno

En el caso de Murcia, su Gobierno rechaza la mayor laxitud de la propuesta del Gobierno central, así como el enfoque de la asignatura de Historia

Cabe recordar que la reforma del Ministerio de Educación para el currículo de Secundaria contempla la posibilidad de pasar de curso con suspensos. Sin embargo, el documento de trabajo que prepara la consejera murciana, Mabel Campuzano, establece un límite para estos suspensos en tres y obliga a que la nota media mínima para lograr el título de la ESO sea un 5. Asimismo, la educación murciana no renunciará a las notas numéricas ni a las matrículas de honor, abandonadas por el Gobierno Sánchez. 

Murcia también tomará su propia senda en lo que se refiere a la Historia. El Ejecutivo de Fernando López Miras seguirá impartiendo la historia en estricto orden temporal y el temario abarcará también los acontecimientos previos a la Edad Contemporánea, como también lo harán en la Comunidad de Madrid.

Salir de la versión móvil