miércoles, diciembre 7, 2022
miércoles, diciembre 7, 2022

Ribera no evita el cierre del gasoducto del Magreb y lo fía todo a los compromisos de Argelia con el suministro

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico viajó de urgencia a tierras argelinas

El Gobierno argelino mantiene firme su compromiso de garantizar el suministro de gas natural en los términos ya fijados y está preparado para aumentar los volúmenes de exportación en caso de que España pidiera un incremento de esa oferta, aseguró este miércoles la vicepresidenta tercera española y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera.

«Se ha explicitado la garantía total con respecto a los volúmenes pactados hoy», ha declarado Ribera, al tiempo que se ha referido a que también se ha abordado el modo de satisfacer una eventual mayor demanda por parte de España en el caso de ser necesario.

La vicepresidenta tercera del Gobierno español ha viajado hoy a Argelia para estrechar las relaciones bilaterales, cuatro días antes de que expire el contrato para el suministro de gas a través del Gasoducto Magreb-Europa (GME), uno de los dos que surtían a España y a Europa, así como para continuar con ese país la colaboración en todos los sectores energéticos.

Ribera, que se ha entrevistado con el ministro argelino de Energía y Minas, Mohamad Arkab, se refirió a que existe «una relación comercial capital para el bienestar de la sociedad española con respecto al suministro de gas, capital desde el punto de vista de la planificación, buena gestión, de los recursos, incluido evidentemente la explotación y exportación de gas natural desde Argelia».

Ha añadido que también se ha abordado el modo de satisfacer una eventual mayor demanda por parte de España.

«El ministro nos ha explicado cómo poder acometer este transporte de gas a través del gasoducto de Medgaz, vista que la relación contractual con el gasoducto del Magreb expira el 31 de octubre», ha explicado la vicepresidenta tercera del Gobierno español.

La incertidumbre sobre el suministro de gas argelino, clave para la industria española y europea, había crecido desde que en agosto pasado Argelia rompiera relaciones diplomáticas con Marruecos y anunciara su decisión de no utilizar el Gaseoducto Magreb Europa (GME), que nace en el desierto argelino y llega a España a través de Marruecos, una vez que expire el contrato el próximo 31 de octubre.

Este mismo mes, el presidente argelino, Abdelemedjid Tebboune, ya advirtió de que el suministro a España solo se haría a través del gasoducto Medgaz, que une Argelia y España sin pasar por el territorio marroquí, pero no aclaró qué pasaría con los contratos del GME.

Medgaz tiene una capacidad de suministro anual de unos 8.000 millones de pies cúbicos, similar a la de GME, y está previsto que a finales de noviembre aumente a 10.500 millones de pies cúbicos, una diferencia que había desatado las inquietudes.

La vicepresidenta tercera se ha referido a que Arkab ha explicado cómo complementar esa relación contractual «con gas natural licuado, con arreglo a un calendario que tenemos que precisar en la mejor manera posible para asegurar que todo funciona del modo también más fluido y mejor posible».

Ribera y Arkab también han tratado otros asuntos relacionados con la energía, incluida una interconexión eléctrica.

«Hemos hablado de otros muchos asuntos, como las nuevas formas de energía renovable, el almacenamiento o el hidrógeno, y, en su caso, la construcción de un cable eléctrico que permita la interconexión entre los dos continentes, incrementando la capacidad que hoy existe» y ha planteado que «pueda llegar a materializarse en los próximos años», ha explicado la vicepresidenta tercera del Gobierno español.

En la reunión también se ha planteado la posibilidad de dar continuidad y profundizar las condiciones y compromisos del Memorando de entendimiento firmado en 2018 en relación a la cooperación en materia de energía de los dos países, con peso industrial, energético, laboral y formativo.

Ribera ha agradecido el compromiso y las garantías aportadas por Argelia para suministrar gas a España y cumplir los contratos firmados por las empresas españolas y argelinas.

Argelia asegura que «todos estos suministros están garantizados por contrato»

El ministro de argelino de Energía y Minas, Mohamed Arkab, garantizó a España el suministro de gas en las cantidades pactadas y aseguró que su país está preparado para proporcionar volúmenes suplementarios en caso de que Madrid demande cantidades adicionales.

En una intervención tras recibir a Teresa Ribera, el ministro argelino quiso enfatizar el mensaje de tranquilidad y neutralizar las dudas que existen sobre la decisión de Argelia de abandonar el suministro a través del Gasoducto Magreb Europa (GME), tras la ruptura de relaciones con Marruecos.

«Hemos tranquilizado a nuestros socios españoles y les hemos dicho que cumpliremos con nuestro suministro de gas natural en las cantidades pactadas en el marco de los contratos celebrados entre Sonatrach y las empresas españolas», afirmó.

«Hemos prometido que todos estos suministros están garantizados por contrato y hemos asegurado a nuestro socio que estamos listos para hablar sobre volúmenes suplementarios con el fin de suministrar todas las cantidades adicionales que necesiten», dijo el ministro sin ofrecer más detalles sobre la manera de subsanar la diferencia entre la capacidad de dos gasoductos, el GME y del Medgaz, que ahora será el único que se utilice para enviar el gas a España.

El GME, construido gracias a la colaboración entre la española Enagás y la sociedad nacional argelina de hidrocarburos Sonatrach, enviaba cada año más de 8.000 millones de pies cúbicos de gas a España a través de una tubería de 1.400 kilómetros que arranca en el corazón del desierto argelino, penetra en territorio marroquí y se sumerge en el estrecho de Gibraltar.

Analistas y expertos han expresado sus dudas sobre cómo Argelia va a compensar las cantidades pactadas sólo con Medgaz, que igualmente tiene una capacidad de 9.000 millones de metros cúbicos de gas, una cantidad que se prevé aumentar a solo hasta los 10.500 millones a finales de noviembre gracias a un acuerdo de colaboración entre Sonatrach y su socia española Naturgy.

Suministro de electricidad

Arkab reveló, asimismo, que más allá de los hidrocarburos, ambas partes trataron otros temas de interés bilateral común en el sector energético, y en particular en proyectos conjuntos futuros para la generación de electricidad y la explotación de las energías renovables.

«Estamos muy satisfechos en cuanto a esta relación excelente y especial entre Argelia y España en el ámbito energético y continuamos apoyando estas relaciones en el futuro a través de grandes proyectos de importancia para los dos países», dijo el ministro.

«Hemos discutido también sobre proyectos futuros de energía renovable, especialmente unir Argelia con España con un cable submarino eléctrico. Estamos muy interesados en la electricidad con la ribera sur de Europa a través de España», declaró. 

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores