martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

Los ganadores y perdedores de las elecciones madrileñas

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias, Ciudadanos y José Luis Tezanos quedan en serio entredicho tras los comicios del 4M

No por manida es menos cierta aquella máxima de que la victoria tiene muchos padres, pero la derrota es huérfana. Las elecciones en la Comunidad de Madrid celebradas este martes han dejado claros vencedores y perdedores, y, como es habitual, los primeros estuvieron bien arropados y los segundos afrontaron el mal trago en medio de una mayor soledad.

Repasamos a continuación los mayores damnificados y beneficiados de estos comicios.

Los ganadores

Isabel Díaz Ayuso (y Pablo Casado)

Por empezar por lo obvio, la gran triunfadora de la noche fue Isabel Díaz Ayuso. La candidata popular superó los mejores pronósticos y arrasó en las urnas en la práctica totalidad de los rincones de la comunidad. Los ciudadanos respaldaron la gestión de la presidenta madrileña, que ha conducido a su región por un camino paralelo al del Gobierno central, tanto en el aspecto sanitario, con un mayor aperturismo, como en el económico, con bajadas de impuestos frente a la tendencia alcista del Ejecutivo de Pedro Sánchez.

Con esta victoria, Ayuso logra no solo una mayoría más amplia para gobernar con las «manos libres», sino que su figura gana enteros en el PP madrileño —controlado actualmente por una gestora— y en la estructura nacional del partido. No parece atrevido afirmar que Ayuso es ya la primus inter pares de entre los barones populares. Solo el tiempo dirá si su liderazgo pone en entredicho el de Pablo Casado.

Y, hablando del presidente del PP, lo cierto es que esta victoria también le pertenece en alguna medida. A fin de cuentas fue Casado quien apostó por Ayuso como candidata a presidir la Comunidad de Madrid en 2019, en un momento en que la actual presidenta era una perfecta desconocida para el electorado.

Más Madrid

En el otro lado del espectro político, quien se llevó el gato al agua en los comicios de este martes fue Más Madrid. La formación de izquierda verde y urbana ejecutó una campaña inteligente y aprovechó la debilidad de Ángel Gabilondo para que su candidata, Mónica García, lograse el famoso ‘sorpasso’ a los socialistas.

De esta forma, Más Madrid pasa a liderar la oposición a Ayuso, si es que no lo lleva haciendo ya desde 2019. Todavía es prematuro pronosticar si este resultado puede suponer un crecimiento del partido a nivel nacional, bajo la marca Más País, y de su líder, Íñigo Errejón, sobre todo tras el descalabro de Unidas Podemos y la dimisión de Pablo Iglesias.

Vox

Volviendo al ámbito de la derecha, cabe destacar el excelente resultado de Vox. La lista encabezada por Rocío Monasterio logró 13 escaños en la Asamblea de Madrid, superando en uno los conseguidos en 2019.

Este resultado podría antojarse como no demasiado espectacular, pero que los de Abascal hayan conseguido un asiento más y expandir su base en más de 40.000 sufragios habla de la fidelidad sus votantes. Sobre todo por el poder aglutinador que Ayuso ha tenido en la derecha y el centro.

La formación verde deberá ahora decidir si su apoyo a la presidenta popular, que confirmó en la misma noche electoral, llegará gratis o a cambio de algún puesto en el Gobierno madrileño o de la implementación de alguna política.

La derecha

Más allá del éxito de PP y Vox por separado, quien sale reforzada de la cita electoral en Madrid es la derecha española. Para muchos la posibilidad de sacar a Pedro Sánchez de La Moncloa era, ley D’Hondt de por medio, sencillamente implanteable con una derecha partida en tres.

Con Ciudadanos fuera de juego, sin embargo, la perspectiva de una alternativa al sanchismo gana enteros. Por si alguien albergara aún alguna duda sobre las posibilidades de supervivencia de los de Arrimadas, cabe recordar que Ciudadanos se nutre en gran parte del voto urbano y que en los últimos tres meses ha sufrido tremendos varapalos en las autonomías, Cataluña y Madrid, donde se ubican las dos mayores ciudades de España.

En el horizonte, por tanto, se adivina un conato de reunificación de todo lo que hay a la derecha del PSOE. Está por ver si la relación entre PP y Vox, muy deteriorada desde el famoso discurso de Casado en la moción de censura de octubre de 2020, cambia ante la perspectiva de un posible cambio de inquilino en La Moncloa.

Los perdedores

Pedro Sánchez

Aunque el presidente del Gobierno se parapetase este martes en La Moncloa y no diese la cara, acompañando a Gabilondo en el discurso de la derrota, lo cierto es que este pésimo resultado —el peor de la historia de los socialistas en Madrid— le pertenece también a Sánchez. El líder del Ejecutivo participó activamente en la primera semana de campaña y se retiró cuando las encuestas empezaron a pronosticar la caída del PSOE.

Pero si por algo apunta a Sánchez la derrota de los socialistas es por el hecho de que Ayuso ha arrasado con un discurso que confrontaba directamente con el presidente del Gobierno. Toda la gestión de la dirigente popular puede resumirse, simplificando un poco, en hacer exactamente lo contrario de lo que se proclamaba desde Moncloa.

Es verdad que sociológicamente Madrid es un feudo para la derecha, por lo que no puede hacerse una extrapolación total de los resultados de este martes al conjunto de España. Pero también es cierto que la gestión y la victoria de Ayuso han podido despertar a muchos votantes que sencillamente no están dispuestos a seguir tolerando subidas de impuestos, recortes de derechos fundamentales contrarios a la Constitución y, en general, la amenaza a sus libertades.

Pablo Iglesias

Los votantes de derecha vieron tornarse su alegría en éxtasis con la comparecencia del candidato de Unidas Podemos, Pablo Iglesias. El que hace solo dos meses fuera ministro y vicepresidente del Gobierno dimitía de todos sus cargos y anunciaba que dejaba la política activa.

Es necesario analizar en perspectiva la caída de Iglesias. Su derrota se antoja especialmente amarga cuando en los siete años en los que ha agitado la política española el líder de Podemos nunca logró el tan cacareado ‘sorpasso’ al PSOE. En cambio, en la última noche de Iglesias en la política activa, tuvo que ver cómo el partido de su rival Íñigo Errejón sí conseguía adelantar a los socialistas.

Por cierto, volviendo un momento al papel de Ayuso en toda esta historia, las palabras de la presidenta madrileña el día en que Iglesias renunció a la vicepresidencia del Gobierno para presentarse a las elecciones del 4M han resultado ser proféticas: «España me debe una, hemos sacado a Pablo Iglesias de La Moncloa». Ayuso incluso se quedó corta, ya que ha conseguido expulsar al líder morado de la política misma.

Ciudadanos

Como ya hemos comentado más arriba, si estas elecciones no han sido el último clavo en el ataúd de Ciudadanos, poco le falta. La formación naranja presentó como candidato a uno de sus primeros espadas, el respetado Edmundo Bal, y trazó una campaña con cierto sentido, tratando de desmarcarse de la enorme polarización que marcó los días previos a los comicios.

Finalmente, sin embargo, la realidad se impuso y acabó coincidiendo con lo que ya pronosticaban las encuestas. Los naranjas se quedaron lejos del 5% de votos necesarios para entrar en la Asamblea de Madrid y perdieron sus 26 escaños.

José Luis Tezanos

Y hablando de encuestas. Los sondeos publicados por el CIS de José Luis Tezanos fueron los únicos que no dieron la victoria a la derecha (uno pronosticaba un empate técnico y otro daba una mayor horquilla de victoria a la izquierda).

Visto lo visto en las urnas —nada menos que veinte escaños de diferencia entre bloques—, queda demostrado que los métodos de Tezanos rozan la prevaricación y siguen arrastrando por el fango el prestigio de una institución siempre respetada hasta la llegada de Sánchez como es el CIS.

Relacionados

spot_img

Colaboradores