lunes, julio 15, 2024
lunes, julio 15, 2024

Lío con la reforma laboral también en Pamplona: el PSOE pasa de no reprobar al alcalde a hacerlo por el ‘no’ de UPN

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de la capital navarra tenía previsto obviar sus declaraciones sobre los supuestos delitos de menores no acompañados

El grupo municipal socialista en el Ayuntamiento de Pamplona anunció que no iba a reprobar al alcalde Enrique Maya (Navarra Suma) por sus declaraciones en relación con los supuestos delitos de menores no acompañados y que aprobará modificaciones presupuestarias a cambio del voto a favor de los dos diputados de UPN a la reforma laboral, que finalmente no se ha producido y lleva a un cambio de decisión del PSOE en relación al primer punto.

Era un «sacrificio muy grande que hacemos para obtener un bien superior y no va más allá del pleno de esta tarde», había sostenido en rueda de prensa la portavoz del grupo socialista en el Ayuntamiento de Pamplona, Maite Esporrín.

Acompañada por el secretario de Organización y portavoz parlamentario, Ramón Alzórriz, había explicado que esta decisión respondía a una petición del partido a cambio del apoyo regionalista a la reforma laboral en el Congreso de los Diputados.

Las «dificultades» del Gobierno de España para alcanzar los votos suficientes para sacar adelante la reforma laboral habían llevado a alcanzar un acuerdo con UPN para que sus dos diputados diesen el voto favorable, ha explicado Esporrín.

En este contexto, al grupo municipal socialista su partido le ha pedido que esta tarde aprobase las modificaciones presupuestarias necesarias para las obras que quedaron pendientes por no tener presupuestos aprobados en el 2020 y que retirase su propuesta de declaración por la que iban a reprobar al alcalde de la coalición Navarra Suma (UPN, PP y Cs) por sus declaraciones en relación con supuestos delitos de los menores no acompañados.

«Ni Navarra Suma, ni UPN, ni el alcalde Enrique Maya merecen nuestro apoyo, pero sí todos los trabajadores de este país que van a ver mejoradas sus condiciones laborales», había aseverado, tras lo que remarcó que el compromiso de su grupo «no va más allá» de los puntos citados, no es un compromiso de estabilidad con el equipo de gobierno «ni nada que se le parezca».

«No se trata de salvar la reprobación de un alcalde, sino de beneficiar a la clase trabajadora y desterrar de una vez por todas la precariedad que la reforma del PP y Mariano Rajoy dio a este país», ha sostenido Alzórriz antes de que la polémica llegase al Congreso y la reprobación para Maya dejase de caer en saco roto.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores