lunes, marzo 1, 2021

Las rentas más altas pagan un 27% más de impuestos en España que en el resto de Europa

La brecha entre España y el resto del continente se agiganta con la entrada en vigor de la subida fiscal contemplada en los Presupuestos de 2021

El comienzo del año 2021 ha traído, además de una nevada histórica y la tercera oleada de la pandemia, nuevos impuestos para los contribuyentes españoles. Con la entrada en vigor de los Presupuestos Generales del Estado, aprobados por el Gobierno con el apoyo de los nacionalistas catalanes y vascos, el número de tasas vigentes en nuestro país se incrementa notablemente, así como el tipo del tramo superior del Impuesto de la Renta sobre las Personas Físicas (IRPF).

Como las competencias en fiscalidad están en parte transferidas a las comunidades autónomas, la subida de impuestos impulsada por el Gobierno central viene a sumarse a las tasas ya vigentes en cada región. Así, las autonomías que más gravan a los contribuyentes más pudientes son la Comunidad Valenciana (54%), Navarra (52%) y La Rioja (51,5%), mientras que la que menos impuestos cobra es Madrid (45,5%).

Pero, además de la desigualdad entre las distintas regiones españolas, esta nueva subida fiscal incrementa aún más las diferencias ya existentes entre nuestro país y el resto de naciones de nuestro entorno europeo. Y es que, según recoge el informe Taxation Trends que elabora anualmente la Comisión Europea, el tipo impositivo medio para las rentas más altas en el conjunto de la Unión es del 38,8%. El de España por su parte, si hacemos una media del tipo de cada autonomía, se sitúa en el 49,2% tras la entrada en vigor de los Presupuestos de 2021.

La brecha entre el impuesto español y la media europea para las rentas más altas es, por tanto, de 10,4 puntos o lo que es lo mismo, esos contribuyentes pagan un 27% más en España que en el conjunto del continente.

Diferencias entre comunidades

Como comentábamos anteriormente, la brecha fiscal no solo está presente entre España y otros países, sino dentro del propio territorio nacional. Cada autonomía recauda el 50% del IRPF (la otra mitad va para el Estado) y es la encargada de decidir el mínimo personal y familiar del impuesto. Por tanto, la configuración final de los tramos del IRPF se fija entre las comunidades y el Gobierno central.

Hecha esta aclaración, así grava cada región a las rentas más altas:

  • Comunidad Valenciana: 54%
  • Navarra: 52%
  • La Rioja: 51,5%
  • Canarias: 50,5%
  • Asturias: 50%
  • Cataluña: 50%
  • Cantabria: 50%
  • Aragón: 49,5%
  • Extremadura: 49,5%
  • Baleares: 49,5%
  • País Vasco: 49%
  • Andalucía: 48,2%
  • Murcia: 47,6%
  • Castilla La-Mancha: 47%
  • Galicia: 47%
  • Castilla y León: 46%
  • Comunidad de Madrid: 45,5%
- Publicidad -

Artículos relacionados

- Publicidad -