lunes, febrero 6, 2023
lunes, febrero 6, 2023

El ex primer ministro ruso alerta de que el misil ucraniano caído en Polonia aumenta el riesgo de una nueva guerra mundial

Dmitri Medvédev culpa a la guerra híbrida de Occidente contra Rusia de aumentar la tensión y la posibilidad de un nuevo conflicto mundial

El vicepresidente del Consejo de Seguridad ruso, Dmitri Medvédev, ha afirmado que la caída de un misil en una localidad polaca fronteriza con Ucrania demuestra que Occidente libra una guerra híbrida contra Rusia y aumenta así la posibilidad de una nueva guerra mundial.

«La historia ucraniana del ‘ataque con misiles’ contra una granja polaca demuestra solo una cosa: Occidente con su guerra híbrida contra Rusia aumenta la posibilidad del comienzo de una guerra mundial», tuiteó el expresidente de Rusia.

El Ministerio de Defensa de Rusia negó la víspera que haya lanzado un ataque contra objetivos cerca de la frontera entre Ucrania y Polonia, y sostuvo que las declaraciones de los medios y funcionarios polacos sobre la supuesta procedencia rusa «es una provocación deliberada para escalar la situación«.

El presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, uno de los primeros líderes en reaccionar, sostuvo no obstante tras el mayor bombardeo ruso ayer contra la infraestructura energética del país, que «los misiles rusos alcanzaron Polonia».

«Golpear territorio de la OTAN con misiles… ¡Este es un ataque con misiles rusos contra la seguridad colectiva!», recalcó. «¿Cuántas veces ha dicho Ucrania que el Estado terrorista no se limitará a nuestro país?», preguntó Zelenski a la comunidad internacional, en la que aún hay dudas sobre si el misil ha sido disparado desde Rusia y cuya procedencia está siendo investigada por Polonia con el apoyo de la Alianza Atlántica.

Una de las hipótesis que se baraja incluye que el misil, que mató a dos personas en Polonia y que cayó en una granja, pudo haber sido disparado por la defensa antiaérea de Ucrania contra un proyectil ruso que se aproximaba, según datos de inteligencia compartidos en una reunión de líderes del G7 y la OTAN, recoge el Financial Times.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores