martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

Adanero y Sayas, expulsados de UPN dos años y medio por votar en contra de la reforma laboral

La semana pasada el presidente de UPN, Javier Esparza, pidió a los dos diputados que entregaran el acta del Congreso o se iniciaría un procedimiento de expulsión

Sergio Sayas y Carlos García Adanero, los dos diputados de UPN que votaron en contra de la reforma laboral del Gobierno de Sánchez, serán expulsados temporalmente durante dos años y medio por haber votado en contra de la reforma laboral, según ha comunicado el comité de garantías y de disciplina de UPN.

El presidente del partido, Javier Esparza, impulsó la semana pasada después de que sucedieran estos hechos un expediente de sanción para Sayas y Adanero. Además, se les instó a los dos diputados a que entregaran el acta del Congreso o se iniciaría en ese caso un procedimiento de expulsión que se ha confirmado hoy.

Según indicaron, esta expulsión se llevaría a cabo por la «grave indisciplina» al votar ambos en contra de lo indicado por el partido sobre la reforma laboral propuesta por el Gobierno. Su decisión fue ratificada al día siguiente por el Consejo Político con el 80,62% de los votos favorables.

Esta crisis interna en UPN ha hecho que el partido quiera cerrar cuanto antes esta «herida». Sergio Sayas y Carlos García Adanero tomaron la decisión de ir en contra de su partido y no apoyar la reforma laboral en el Congreso, un suceso que desde la dirección regionalista se tomaron como un «engaño».

Según fuentes del partido, se trata de una comunicación de un pliego de cargos con propuesta de sanción sobre la que los diputados tienen cinco días para presentar alegaciones.

Los estatutos de UPN consideran que romper la disciplina de voto es una falta grave que sin embargo no lleva aparejada la expulsión del partido, sino una suspensión temporal de militancia y la inhabilitación para cargos orgánicos o electos.

En concreto, los estatutos califican de infracción grave «cualquier actuación política que vaya en contra de las decisiones aprobadas por los órganos del partido, y expresamente el incumplimiento del deber de voto oficial en las instituciones, establecido reglamentariamente».

Su incumplimiento conlleva una suspensión de militancia por un periodo de tiempo entre uno y tres años y/o la inhabilitación para desempeñar cargos en el seno del partido o en representación de este por igual periodo de tiempo.

Sayas: «La dirección de UPN nos quiere fuera y los votantes, dentro»

Sergio Sayas asegura que la propuesta de suspensión de militancia contra él y su compañero Carlos García Adanero por no obedecer a su partido en la votación de la reforma laboral es «injusta» y «no está motivada» y considera evidente que la dirección «nos quiere fuera y los votantes dentro».

Poco después de conocer que el Comité de Disciplina de UPN ha propuesto suspender a ambos de militancia durante dos años y medio, Sayas ha comparecido en rueda de prensa en el Congreso para defender de nuevo su actitud, ratificar que no piensa dejar el escaño y anunciar que ambos diputados alegarán una propuesta que no ven «fundamentada».

Además, ha hecho valer el apoyo masivo que según él están recibiendo de militantes y votantes de la formación navarra mediante un «clamor» de «innumerables muestras de cariño, afecto y comprensión» por no haber votado a favor de la reforma laboral.

Porque, ha argumentado, haber votado sí como le pidió la dirección de UPN habría sido «lo contrario de lo que cada día decimos, que España y Navarra tienen el peor gobierno de los posibles»; en todo caso considera que esa decisión la adoptó su partido en base a un «acuerdo oculto» que todavía no se conoce y no se puede explicar.

Sayas ha insistido en que «en ningún momento del día» dijo que acataría la decisión de la dirección de apoyar la reforma laboral y que se limitó a afirmar que «tenía orden» del partido de hacerlo, aunque a los periodistas los dos diputados de UPN aseguraron que votarían a favor.

Convencido de que ni él ni García Adanero han contravenido «ni una sola línea» de los artículos de los estatutos de UPN, ha recalcado que, aunque los dos están en el Congreso representando a su partido, «sobre todo representamos al conjunto de los españoles».

Es más, Sayas ha hecho ver que si el «precio» de la negociación con el PSOE para convalidar el decreto era evitar la reprobación del alcalde de Pamplona, Enrique Maya, se trataba de un «precio insuficiente», y si se trataba de dar más fondos al consistorio, sería un tipo de «mercadeo» que siempre han rechazado.

«El único precio que podríamos aceptar era la ruptura del PSOE con Bildu», ha enfatizado, pero los socialistas no estaban dispuestos.

Y sobre las acusaciones que se le han hecho desde algunos ámbitos de haber negociado con EH Bildu la ley de policías de Navarra en 2018, Sergio Sayas ha recalcado que nunca ha negociado nada con el partido abertzale.

Otra cosa es que su firma haya podido aparecer junto a esa formación en una declaración institucional o en alguna enmienda, porque es un partido al que vota la gente, ha justificado, y tiene representación parlamentaria.

«Si hay algo indudable en mi carrera política, es mi trayectoria beligerante contra Bildu», ha manifestado al recordar, entre otras cosas, que tuvo que llevar escolta por la amenaza de ETA.

Ha atribuido que le quieran relacionar con este partido a «un intento burdo» de blanquear la relación que el PSOE tiene con esta fuerza independentista.

Fuente: El Liberal / EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores