33.8 C
Madrid
miércoles, agosto 10, 2022

(VÍDEO) ‘The Line’, la ciudad futurista en el desierto que planea Arabia Saudí

Sus rascacielos serían más altos que el Empire State neoyorquino y se extendería a lo largo de 170 kilómetros, cubierta de espejos y sin coches en sus calles

Arabia Saudí ha presentado esta semana The Line, un proyecto de ciudad futurista planificado por el propio Príncipe Heredero del país, Mohammed bin Salman. La extravagancia y la ambición están a la orden del día, ya que se trataría de una urbe vertical de unos 500 metros de altura y 200 de ancho, con 170 kilómetros de extensión y un aforo de hasta 9 millones de residentes.

Con unos rascacielos que superarían en altura nada menos que al Empire State Building de Nueva York, The Line se ubicaría en el desierto de Neom y estaría tapiada por completo por unas paredes de espejos: sólo habría aberturas para la ventilación en la parte superior. Esta fachada se extiende desde el mar Rojo hasta el este a través del desierto y hacia una cadena montañosa.

La movilidad planteada para la ciudad también es especialmente llamativa, ya que se podría recorrer entera en apenas 20 minutos utilizando el tren de alta velocidad y, en los distintos barrios, todo estaría a 5 minutos andando de casa.

La construcción de The Line ya está en marcha, con las proyecciones apuntando que 1,5 millones de personas vivirían allí de cara a 2030. La ciudad sería en tres dimensiones, con las comunidades anidadas entre estructuras laborales y recreativas y los árboles y jardines con gran presencia. Además, la energía se cubriría al 100% con fuentes renovables, con un clima ideal durante todo el año.

El coste del proyecto es de 500.000 millones de dólares, y todavía no está claro, a pesar del ímpetu de Arabia Saudí, que vaya a hacerse realidad: hay dudas sobre el precio ambiental que podría acarrear construir una ciudad en pleno desierto y ya ha habido otras ideas similares que han acabado cayendo en saco roto.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel