sábado, abril 20, 2024
sábado, abril 20, 2024

(VÍDEO) Junqueras y los demás independentistas catalanes se suman a Otegi y el PNV para defender a los presos de ETA en San Sebastián

Participaron en una manifestación para pedir el fin de la política penitenciaria de «excepción» para los presos de la banda terrorista

Miles de personas reclamaron este sábado en San Sebastián el fin de la política penitenciaria de «excepción» para los presos de ETA, una reivindicación a la que se sumaron representantes sindicales y políticos, entre ellos expresos catalanes de ERC y JxCat.

La marcha se desarrolló con normalidad, aunque al comienzo y desde los jardines del palacio de Miramar, sobre el túnel del barrio del Antiguo que fue el punto de partida, miembros del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite) lanzaron pasquines y desplegaron pancartas.

En una de ellas aparecía tachada con una cruz la palabra «gudariak» (soldados) y en otra «presos políticos», y en ambas, con letras rojas, se leían debajo los términos «asesinos» y «presos asesinos». Al percatarse de ello, algunos de los asistentes profirieron gritos de «fascistas».

El presidente de ERC, Oriol Junqueras, muy aplaudido a su llegada, se encontraba entre la representación de los dirigentes del «procés» que viajó a San Sebastián, invitados por los convocantes de la manifestación, la red de apoyo a los presos de ETA, Sare, que les reservó un lugar destacado.

Junqueras, la expresidenta del Parlamento de Cataluña Carmen Forcadell, los exconsejeros Raül Romeva y Dolors Bassa, todos ellos de ERC, así como Josep Rull y Aurora Madaula, de JxCat, marcharon tras los integrantes de Sare que sujetaban la pancarta con el lema «Paso a paso en el camino a casa».

Unas filas por detrás caminaba el coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, que antes de iniciarse la manifestación intercambió efusivos saludos con los políticos catalanes, en nombre de los cuales hablaron, también momentos antes de la salida, Junqueras y Rull.

El presidente de Esquerra celebró la llamada «Declaración del 18 de octubre» efectuada esta semana por Otegi y la calificó de «sincera» y también de «valiente, en términos de expresar el dolor causado por la acción armada».

«En este momento el País Vasco sigue también un camino por el que siempre hemos apostado nosotros, que es el camino del diálogo, la negociación y el acuerdo para la resolución del conflicto político que tiene planteada la sociedad catalana, y también la vasca, con el Estado español», destacó.

Rull dijo que con su presencia este sábado en Euskadi están devolviendo «las toneladas de apoyo» que los políticos presos catalanes recibieron de los vascos durante su «cautividad», a la vez que respaldan las reivindicaciones de Sare a favor de los presos de ETA «que apoya la mayoría de la sociedad vasca».

El secretario general de Sortu, Arkaitz Rodríguez, la portavoz de EH Bildu en el Parlamento Vasco, Maddalen Iriarte, miembros de Podemos como la concejala donostiarra Aitzole Araneta y representantes del PNV como el presidente de las Juntas Generales de Gipuzkoa, Xabier Ezeizabarrena, y la parlamentaria Irune Berasaluze participaron en la protesta.

Gritos a favor de la independencia y del acercamiento y la excarcelación de los reclusos de ETA se oyeron durante el recorrido, que concluyó en el Boulevard donostiarra, donde los portavoces de Sare, Joseba Azkarraga y Arantza Aldezabal leyeron un comunicado en castellano y euskera.

«Nos une algo fundamental, como es la defensa de los derechos humanos. De todos los derechos para todas las personas, sin excepción. Porque los Derechos Humanos no pueden parcelarse y defender unos y obviar otros», dijeron.

Aseguraron que no exigen «privilegios», sino «justicia». «Pedimos una legislación de carácter ordinaria, que impida cadenas perpetuas encubiertas; que posibilite la progresión de grados o los permisos penitenciarios a los que tienen derechos los presos vascos», recalcaron.

«Hay un camino largo por recorrer», había dicho previamente a los periodistas Joseba Azkarraga, quien afirmó que «estaremos ante un fracaso colectivo» si dentro de un año se celebra el undécimo aniversario de la renuncia de ETA a la violencia con los presos de la banda terrorista en la misma situación que ahora, en que «el 56 % de ellos están aún en cárceles fuera de Euskal Herria».

Las reivindicaciones dieron paso a una clausura musical con un concierto del grupo Gatibu.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores