miércoles, agosto 10, 2022

EE.UU. confirma que ha matado al líder del Estado Islámico, en un operativo con 13 civiles muertos, 6 niños

El Pentágono ha anunciado la apertura de una investigación sobre la muerte de civiles durante el ataque

Estados Unidos ha anunciado que llevó a cabo «con éxito» la madrugada de este jueves una operación militar antiterrorista en la provincia de Idlib, el último bastión opositor en el noroeste de Siria, en el que ha acabado con la vida del líder de Estado Islámico, Abu Ibrahim al-Hashimi al-Qurayshi.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, aseguró que Al Qurashi murió en una explosión que él mismo causó.

En un discurso en la Casa Blanca, el presidente aseguró que su Gobierno hizo todo lo posible para «minimizar las muertes de civiles».

«Mientras nuestras tropas se acercaban para capturar al terrorista, en un acto final de cobardía desesperada y sin ninguna consideración por las vidas de su propia familia o de otros en el edificio, decidió volarse a sí mismo por los aires«, dijo Biden.

Al Qurashi no recurrió «simplemente a un chaleco» con explosivos, sino que decidió «volar por los aires» el tercer piso del edificio donde se encontraba escondido, «matando consigo a varios miembros de su familia», añadió el mandatario.

«Sabiendo que este terrorista se había rodeado de familias, incluidos niños, tomamos la decisión de llevar a cabo una redada de fuerzas especiales, algo mucho más arriesgado para nuestra propia gente, en lugar de lanzar un ataque aéreo», indicó Biden.

El presidente no confirmó la cifra de fallecidos durante la operación. No obstante, insinuó que todas las víctimas civiles se debieron a las acciones de Al Qurashi, y aseguró que la operación ha «enviado un mensaje claro a los terroristas de todo el mundo».

«Iremos tras ustedes y les encontraremos», agregó Biden sobre los yihadistas.

Durante el ataque, se estima que hubo al menos trece civiles muertos, seis de ellos menores, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos. Según una nota de esta ONG, el ataque se produjo en la zona de Atme, fronteriza con la localidad turca de Iskanderun. La organización, que cita a residentes de la zona, agregó que durante la operación hombres armados se enfrentaron a las tropas internacionales.

«Aborrecemos la pérdida de vidas inocentes y tomamos todas las medidas posibles para prevenirla», ha afirmado el capitán Bill Urban, portavoz del Mando Central de los Estados Unidos, que explicó que el Ejército norteamericano iniciará una investigación al respecto.

Por su parte, el portavoz del Pentágono, John Kirby, se limitó a señalar en un escueto comunicado que «las fuerzas de Operaciones Especiales bajo el control del Comando Central de los EE.UU. llevaron a cabo una misión antiterrorista esta noche en el noroeste de Siria. La misión fue un éxito».

La vivienda, alquilada a una familia con niños

Por su parte, el dueño de la casa que fue objetivo de la redada de las fuerzas estadounidenses afirmó que la vivienda estaba alquilada a una familia con niños y que los inquilinos no habían levantado ninguna sospecha durante su estancia.

«Alquilamos esta casa a un hombre de Alepo (noroeste de Siria) que se llama Mustafa Sheij Musa y que vive con su mujer y tres niños. Lleva ahora once meses en ella, no vi nada raro», aseveró el propietario de la vivienda, Mohamed al Sheij, en declaraciones a Epa, empresa participada por Efe.

Según su relato, este jueves entregó a efectivos de seguridad el contrato de alquiler y los documentos de identidad del arrendatario de su vivienda en la zona de Atme, quien «tenía un coche y trabajaba entregando pedidos».

Fuente: EFE.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel