martes, febrero 7, 2023
martes, febrero 7, 2023

Semana clave para la ley trans: el PSOE no quiere volver a prorrogar el plazo para presentar enmiendas y se augura una tramitación difícil

Se quiere aprobar definitivamente en diciembre, aunque hay convencimiento de que PP y Vox la recurrirán ante el Tribunal Constitucional

La ley trans encara una semana clave para su tramitación parlamentaria, ya que el próximo miércoles concluye el plazo para presentar enmiendas a su articulado y todas las miradas están puestas en el PSOE, que en principio se inclina por no volver a prorrogarlo.

El grupo socialista provocó el pasado martes el enfado de su socio de Gobierno, así como del Ministerio de Igualdad y del colectivo LGTBI, al apoyar una ampliación del plazo de enmiendas con el argumento «de dar seguridad jurídica a la ley», al estar convencido de que será recurrida por PP y Vox ante el Tribunal Constitucional.

El proyecto de ley para la igualdad real y efectiva de las personas trans y para la garantía de los derechos de las personas LGTBI fue aprobado el 27 de junio por el Consejo de Ministros y el pasado 6 de octubre superó en el pleno del Congreso los vetos de PP y Vox. Desde entonces se ha ampliado cada semana el plazo para presentar enmiendas al texto, algo que todo parece indicar que no volverá a ocurrir, según han indicado a EFE fuentes del PSOE.

Las fuentes señalan que la idea es no pedir el martes la ampliación de forma que el miércoles concluya el plazo para que la ley pueda ver la luz cuanto antes; y se fijan, al igual que el Ministerio de Igualdad, el mes de diciembre para aprobarla definitivamente. La ampliación del pasado martes abrió de nuevo grietas en el PSOE y, de hecho, la exdiputada socialista de la Asamblea de Madrid y primera parlamentaria trans de España, Carla Antonelli, abandonó el partido en señal de protesta por el retraso en la tramitación de la ley.

Y es que la ley divide al movimiento feminista y a parte del PSOE. Oficialmente respalda una norma que avala el cambio de sexo en el registro sin informes médicos ni tratamientos -la autodeterminación de género, pero un sector alerta de que puede suponer un «borrado de las mujeres» y dañar su lucha por la igualdad, con Carmen Calvo como una de las socialistas más críticas. Las fuentes del PSOE consultadas por EFE no entienden la postura de Calvo y recuerdan que fue ella la que negoció la ley tanto con Unidas Podemos como con los colectivos, incluidos asuntos como la autodeterminación de género que reconoce la ley y que más polémica ha generado.

Estas fuentes sostienen que se trata de una «lucha de poder», porque cuando Calvo era vicepresidenta o cuando fue ministra de Igualdad la ley no era un problema; ahora que no es ella quien lleva la materia, es cuando surge. «Es la única lectura», señalan. El pasado jueves el PSOE dejó claro que en las enmiendas que presente no tocará la autodeterminación de género, pero esta formación sí duda en la equiparación de la violencia de género con violencias que se registran en el colectivo LGTBI.

En su artículo 65, el proyecto de ley contempla, por ejemplo, que cuando haya un condenado o una orden de protección por violencia familiar LGTBIfóbica o intragénero -en parejas LGTBI- las víctimas tendrán los mismos derechos laborales y de Seguridad Social que se atribuyen a las víctimas de violencia de género. Las fuentes consultadas por EFE prefieren no avanzar el contenido de las enmiendas, pero sí insisten en que mejorarán y blindarán la ley ante los ataques «por tierra, mar y aire» a los que están seguros se enfrentará la futura norma.

En el PSOE son conscientes de que una vez que concluya el plazo de enmiendas queda lo más complicado, porque auguran una tramitación difícil, pero insisten en la voluntad manifiesta del partido en aprobarla cuanto antes. «La ley la vamos a poder tener dentro de muy poquito, queda lo duro y aunque ya hemos pasado mucho, la hoja de ruta sigue intacta para su aprobación», insisten las fuentes. 

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores