martes, agosto 16, 2022

Puigdemont ‘muere matando’ en su último discurso al frente de JxCat: carga contra España, el Gobierno, la Justicia, ERC…

El expresidente catalán ha acusado al Ejecutivo de Pedro Sánchez de «corrupción política, moral y económica» contra Cataluña, estallando por el déficit de inversión

El expresidente catalán Carles Puigdemont ha acusado este sábado al Gobierno de Pedro Sánchez de «corrupción política, moral y económica» contra Cataluña, para favorecer el relato del líder del PSC, Salvador Illa, y ha estallado por el déficit de inversión: «¡Cojones, ya está bien!».

En su intervención ante el congreso que JxCat celebra este sábado en Argelès-sur-Mer, en el sur de Francia, Puigdemont se ha referido a la polémica por el hecho de que el Estado ejecutó el año pasado en Cataluña un 35,77 % de la inversión prevista en el presupuesto, mientras que la Comunidad de Madrid logró una ejecución del 183,9 %.

«¡Un 36 % contra un 184 %, cojones! ¡Ya está bien!», ha apostillado.

Tras la última intervención de Jordi Sànchez como secretario general de JxCat, Puigdemont ha subido al escenario, donde se ha proyectado un vídeo de sus momentos culminantes como presidente catalán, incluido el 1-O, y ha protagonizado uno de sus discursos más vehementes, en su adiós como presidente del partido.

Para Puigdemont, «no es normal» que el Gobierno español, ya sea de derechas o de izquierdas, «mienta e incumpla sistemáticamente» con Cataluña.

«Nos considerarán siempre ciudadanos de segunda o de tercera. El Gobierno miente y nos castiga a todos los catalanes porque mantuvimos la mayoría independentista», ha denunciado.

Al referirse a la baja ejecución presupuestaria en Cataluña, ha acusado al Gobierno de hacerle «de manera sucia la campaña» a Illa: «Nos está diciendo que, mientras votemos mal y no votemos al candidato correcto, no invertirá lo que nos merecemos».

«Le están haciendo el trabajo sucio. Hasta que no votéis bien no nos darán el dinero», ha dicho el expresidente de la Generalidad.

De esta manera, según Puigdemont, el Estado contribuye al «argumentario de que el país no va bien, de que el Govern no funciona, con el dinero de todos».

«Esto se llama corrupción política, moral, económica, una corrupción que no veréis nunca perseguida», ha exclamado.

Puigdemont ha advertido a los catalanes que votan a PSC, Vox, Cs, comunes o PP de que, como ciudadanos, deben sentirse «igual de perjudicados» que un votante independentista: «Para España, el problema es que somos catalanes».

Puigdemont ha señalado que en Cataluña sigue sin haber «condiciones de normalidad», porque el «estado de represión no ha dejado de acelerar desde aquel infausto discurso del rey del 3 de octubre» de 2017, tras el referéndum unilateral del 1-O.

También ha cargado contra el poder judicial español, al afirmar que algunos jueces «parecen una extensión del grupo parlamentario de Vox», y ha denunciado el «acoso a los catalanohablantes» con la intención de «aniquilar» el catalán.

«Van a por nosotros», ha afirmado Puigdemont, que ha pedido al independentismo asumir el «principio de realidad» sin autoengañarse ni meter la cabeza bajo tierra como un «avestruz», ya que no hay «nada más mágico que hacer una política de tiempos normales» en momentos tan «graves» como los actuales.

Ha aprovechado para dirigir veladamente un dardo al portavoz de ERC en el Congreso, Gabriel Rufián, que reprochó al líder de los comunes en Madrid, Jaume Asens, sus visitas a Puigdemont.

«No es normal tener que ir a visitar a alguien a Waterloo. Pero lo normal y decente es irlo a visitar, para que no se sienta solo, para que se sienta bien acompañado», ha subrayado, antes de añadir: «Mientras no sea normal que haya gente en el exilio, hay que ir a verlos».

En un mensaje a Laura Borràs -que asume este sábado la presidencia de JxCat-, a Jordi Turull -que pasa a ser el secretario general- y al resto de la nueva dirección, ha pedido asegurar que Junts seguirá siendo «el mismo proyecto con el mismo propósito por el que fue fundado», sin «perder nunca este norte».

Frente a las «renuncias» de otros, ha remarcado, «a Junts se nos tiene que poder reconocer, estemos en el gobierno o en la oposición, como la herramienta política que, pese a tenerlo todo en contra, se mantiene serenamente comprometida» para «culminar» la independencia.

Fuente: EFE

Artículos relacionados