domingo, agosto 7, 2022

Los emblemas del capitalismo americano suspenden sus operaciones en Rusia

Coca-Cola, McDonald’s, Starbucks o Amazon han cesado su actividad en el país euroasiático por la guerra iniciada contra Ucrania

Algunas de las marcas más emblemáticas de EE.UU. y de la cultura del capitalismo, como Coca-Cola, McDonald’s o Starbucks, anunciaron este martes casi al unísono que suspenden sus operaciones en Rusia, sumándose así a las decenas de empresas que en días anteriores tomaron una medida similar.

Los anuncios son especialmente significativos, tanto por el volumen de negocios como por lo simbólico de unas marcas que representan como ninguna otra el american way of life y cuya llegada a Rusia, en el particular caso de McDonald’s en 1990, se convirtió en su momento un acontecimiento de modernidad en la Rusia postsoviética.

La suspensión del negocio de estas franquicias mundiales supone para Rusia un golpe suplementario en el mismo día en que el presidente de EE.UU., Joe Biden, anunció la prohibición de importación de petróleo, gas natural y carbón de Rusia como castigo por la invasión de Ucrania.

Cientos de locales y miles de empleados

El primero en anunciar una «pausa en todos sus negocios» en Rusia fue McDonald’s, empresa que tiene 850 locales en todo el territorio ruso y que da empleo a 62.000 personas. La conocida franquicia de hamburguesas llevaba ya varios días bajo presión y se multiplicaban en las redes el llamamiento a que se sumara a las represalias contra Rusia.

McDonald´s anunció finalmente que cerraba temporalmente todos sus locales porque no podía «ignorar el innecesario sufrimiento causado a Ucrania», aunque precisó que todos los empleados seguirán percibiendo sus salarios. La compañía de comidas rápidas recuerda que lleva 32 años operando en el país y que sus restaurantes pueden preciarse de dar servicio a «millones de rusos diariamente».

Horas después se sumó la cadena Starbucks, que aunque tiene cifras más modestas (170 locales, según Statista, y 2.000 empleados) supone igualmente otro potente símbolo de la globalización capitalista con sus cafeterías que suelen situarse siempre en las partes más concurridas de las ciudades principales.

La empresa, que reiteró su condena «a los horribles ataques de Rusia en Ucrania», anunció que suspende todas sus actividades en territorio ruso y avanzó que, a medida que evolucione la situación, continuará tomando medidas que vayan en línea con sus «valores».

Y Coca-Cola, hasta ahora reticente a renunciar al mercado ruso, le siguió los pasos y, en un breve comunicado, anunció que suspende operaciones y seguirá evaluando la situación y el curso de los acontecimientos.

«Nuestros corazones están con la gente que está sufriendo los horribles efectos de estos trágicos acontecimientos en Ucrania», señaló la compañía con sede en Atlanta (Georgia, EE.UU.).

Su gran competidora, Pepsi Cola, no pudo quedarse al margen y poco después anunció que suspende la venta de todas sus gaseosas (Pepsi y Seven Up, principalmente) y productos en Rusia, si bien no cierra sus plantas porque entre su negocio se cuenta una fábrica de productos lácteos que da trabajo a 20.000 personas y a otros 40.000 ganaderos en la cadena de suministro.

Amazon cierra la nube

También Amazon, el símbolo del capitalismo de última generación, anunció que ha bloqueado nuevos accesos a sus servicios de la nube en Rusia y Bielorrusia, según informó la compañía en un comunicado este martes. «Dadas las circunstancias actuales, la incertidumbre y la falta de crédito disponible en Rusia ahora mismo, no aceptaremos nuevos clientes rusos en estos momentos», detalló Drew Herdener, portavoz de la empresa.

Desde el servicio web de Amazon (AWS, en inglés) se especificó que no cuentan con oficinas ni centros de datos en Rusia y que sus principales clientes son compañías multinacionales con equipos locales radicados en dicho país.

En días pasados, otras importantes marcas globales aplicaron diversas medidas contra Rusia: las grandes tecnológicas –Google, Microsoft, Meta (Facebook) y Apple– interrumpieron sus servicios en territorio ruso, lo mismo que hicieron las compañías de pago internacional Visa y Mastercard, la multinacional del mueble Ikea o la de alimentación Nestlé.

Fuente: EFE.

Artículos relacionados