jueves, mayo 26, 2022

Jarro de agua fría del FMI a España: deja el crecimiento de 2021 en un 4,9% demoledor y rebaja la previsión para 2022

La economía española crecerá a un ritmo todavía más bajo en 2023, cuando el aumento del Producto Interior Bruto será del 3,8%

El Fondo Monetario Internacional (FMI) mantuvo este martes su previsión de crecimiento para la economía española en el 5,8 % para 2022, una cifra significativamente por encima de la de otros países europeos como Alemania, Francia o Italia, que crecerán entre el 3,5 y el 3,8 %.

En su actualización del informe «Perspectivas Económicas Globales», el FMI vaticinó que la economía española crecerá a un ritmo más bajo en 2023, cuando el aumento del Producto Interior Bruto (PIB) será del 3,8 %.

El avance pronosticado para España en 2022 (superior también al de la media de la Zona Euro, del 3,9 %) debe contextualizarse con otros dos datos: la caída del 10,8 % que el PIB español sufrió en 2020, entre las peores de los países desarrollados, y el crecimiento del 4,9 % en 2021, por detrás de la media de la Zona Euro y de países como Francia, Italia o el Reino Unido.

En diciembre, tras concluir su revisión anual de la economía española conocida como «Artículo IV», el FMI rebajó del 6,4 % al 5,8 % la previsión de crecimiento para España en 2022, debido a la incertidumbre que persiste por la pandemia y otros factores, como los problemas en la cadena de suministro.

En una rueda de prensa virtual posterior a la publicación de esa revisión, la jefa de la misión del FMI para España, Dora Iakova, destacó que los pronósticos siguen estando rodeados de una incertidumbre «muy alta», ya que «la evolución de la pandemia representa un riesgo clave».

En su informe de este martes, el organismo que dirige Kristalina Georgieva revisó a la baja las previsiones de crecimiento para todas las mayores economías europeas.

Alemania, por ejemplo, sufrió un recorte de las previsiones incluso mayor que el vivido por España en diciembre, de 0,8 puntos, y el organismo internacional ahora sólo espera que su PIB aumente en un 3,8 % en 2022.

Esta misma tasa de crecimiento (3,8 %) es la que el FMI vaticina para Italia, mientras que en el caso de Francia se sitúa en un 3,5 % tras un recorte de 0,4 puntos en los pronósticos.

Fuera de la Unión Europea, la economía del Reino Unido crecerá este año un 4,7 % según el ente financiero internacional.

Crecimiento mundial

El FMI también rebajó este martes del 4,9 % al 4,4 % la previsión de crecimiento mundial para 2022, medio punto menos, fundamentalmente por la caída de las expectativas para las dos mayores economías del mundo: Estados Unidos y China.

Además de la prevalencia de la variante del coronavirus ómicron, que el FMI vaticinó que tendrá un fuerte impacto económico durante el primer trimestre del año, el organismo financiero también citó la elevada inflación en EE.UU. y la crisis del mercado de la vivienda en China.

«El crecimiento se ralentiza porque las economías tienen que lidiar con problemas de suministros, inflación elevada, una deuda de récord e incertidumbre persistente», señaló la economista jefe del Fondo, Gita Gopinath, en la actualización del informe «Perspectivas Económicas Globales».

Para 2023, el ente financiero internacional prevé un crecimiento del 3,8 %, dos décimas por encima de lo pronosticado en octubre del año pasado, al considerar que parte del crecimiento que no se produzca en este 2022 se retrasará al año siguiente.

Aun así, el FMI se mostró prudente con esta previsión y explicó que depende de que las cifras de vacunación contra la covid-19 mejoren en todo el mundo, que los medicamentos contra esta enfermedad resulten efectivos y que no se produzcan situaciones sanitarias adversas a lo largo de 2022.

De la rebaja de medio punto en la previsión de crecimiento global, aproximadamente un 0,2 % corresponde a EE.UU.; otro 0,2 % a China, y el 0,1 % restante al resto del mundo.

La evolución de la economía estadounidense para 2022 fue revisada un 1,2 % a la baja hasta el 3,9 % por el impacto de la inflación, la retirada de las medidas de estímulo monetario llevadas a cabo durante la pandemia y la escasez de productos por los problemas en la cadena de suministros.

El FMI también tuvo en cuenta el impacto que tendrá sobre la economía de EE.UU. el hecho de que el Senado no aprobase el ambicioso plan de gasto social y contra el cambio climático impulsado por el presidente Jode Biden y bautizado en inglés «Build Back Better» («Reconstruir mejor»).

En lo relativo a China, el FMI rebajó 0,8 puntos su perspectiva de crecimiento hasta el 4,8 % por la persistencia de las restricciones derivadas de la pandemia y la política de «tolerancia cero» con la covid-19 del país asiático, y por la crisis que atraviesa el mercado inmobiliario.

Fuente: EFE

Artículos relacionados