martes, agosto 9, 2022

España quiere tener listo este año un proyecto para dos futuras interconexiones eléctricas con Francia

El proyecto MidCat de gasoducto entre los dos países por Cataluña, abandonado en 2018, ha recobrado buena parte de su interés con la crisis provocada por la invasión de Ucrania

La ministra de la Transición Ecológica, Teresa Ribera, dijo este jueves que España ha pedido a Francia que este año esté listo el proyecto para dos futuras interconexiones eléctricas entre los dos países por los Pirineos, que se vendrían a sumar a la línea submarina que se va a construir por el Golfo de Vizcaya.

Ribera, que participaba en París en la reunión de ministros de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), explicó en declaraciones a la prensa que se ha señalado a las autoridades francesas que esas dos nuevas líneas por los Pirineos «deben poder contar con un proyecto serio y solvente antes de fin de año».

En caso contrario -advirtió- sería «muy difícil» cumplir con los objetivos europeos de poder contar con una interconexión eléctrica entre la Península Ibérica y el resto de Europa para 2030.

La Unión Europea había fijado un objetivo de interconexiones eléctricas equivalente al 10 % de la capacidad para 2020, que no se ha cumplido, y con la marcha actual de los proyectos en curso parece difícil que se pueda llegar a la nueva meta del 15 % para 2030.

Las interconexiones, eléctricas y gasísticas, fue uno de los asuntos que abordaron el pasado lunes el presidente francés, Emmanuel Macron, y el presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, en una entrevista que mantuvieron en París para avanzar en las discusiones sobre la reforma del mercado europeo de la energía que culminan este jueves y viernes en el Consejo Europeo de Bruselas.

El proyecto MidCat de gasoducto entre los dos países por Cataluña, abandonado en 2018, ha recobrado buena parte de su interés con la crisis provocada por la invasión de Ucrania, ya que la voluntad de reducir la dependencia europea del gas ruso choca en la práctica con las escasas infraestructuras para recibir gas por barco fuera de la Península Ibérica.

Ese gasoducto permitiría utilizar las terminales de regasificación que hay en España y Portugal para transportar el gas natural licuado (GNL) que llega hasta ellas por barco y reenviarlo a países del centro y del este de Europa que se abastecen esencialmente con gas ruso.

Ribera afirmó que para España «es muy importante que una iniciativa de este tipo esté muy bien coordinada con Francia. No tendría sentido hacer un esfuerzo por nuestra parte y que quede bloqueado en los Pirineos».

Fuente: EFE

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel