sábado, agosto 13, 2022

El Gobierno salva la ley de Memoria Democrática en el Congreso gracias al apoyo de Bildu

El Ejecutivo ha pactado varias enmiendas con la formación abertzale como la ilegalidad de los tribunales franquistas y la nulidad de todas sus condenas

El Gobierno ha salvado la ley de Memoria Democrática en el Congreso tras pactar varias enmiendas con EH Bildu, como la ilegalidad de los tribunales franquistas y la nulidad de todas sus condenas, y sin que sea necesario el apoyo de ERC, que se ha abstenido al votar este martes el texto en ponencia.

La portavoz de EH Bildu en el Congreso de los Diputados, Mertxe Aizpurúa, ha anunciado en rueda de prensa que han llegado a un acuerdo con el Gobierno que además aumenta de 1978 a finales de 1983 el límite de aplicación temporal de la ley, aprobada en Consejo de Ministros en julio de 2021 y cuya tramitación parlamentaria ha sido reactivada recientemente. «Es un avance relevante que permitirá abrir vías de reconocimiento y reparación a víctimas de violaciones de derechos humanos ocurridos más allá de 1978«, ha declarado.

El apoyo explícito de EH Bildu a la ley de Memoria Democrática garantiza su aprobación en el pleno por mayoría simple, ya que también están a favor otros socios parlamentarios del Gobierno como PNV, Más País o Compromís, mientras que el PP, Vox y Ciudadanos mantienen su rechazo.

La postura final que adopte ERC no variará el resultado, pero por el momento este grupo ha optado por la abstención al votar este martes el texto de la ponencia para «facilitar que la negociación siga en comisión» y no ha pactado aún ninguna enmienda, según han señalado a Efe fuentes parlamentarias.

Tras la ponencia de este martes, que ha debatido y votado enmiendas parciales, tendrá lugar la reunión de la comisión encargada de aprobar el dictamen el lunes 4 de julio que, a su vez, será sometido a votación en un pleno extraordinario previsiblemente la semana del 11 de julio, a falta de concretar el día.

Fuente: EFE

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel