sábado, agosto 13, 2022

El dispositivo de seguridad para la cumbre de la OTAN en Madrid será el mayor desplegado en democracia: más de 10.000 agentes

Estos son todos los detalles del dispositivo preparado por el Ministerio del Interior, con recomendación de usar el transporte público y facilitar el teletrabajo a los madrileños durante el evento

Desde hace un tiempo, los helicópteros de la Policía Nacional sobrevuelan Madrid. Forman parte del dispositivo de seguridad para la cumbre de la OTAN, el mayor desplegado en democracia con más de 10.000 agentes y que volverá a poner a prueba a España en la organización de eventos tan importantes como este.

A poco menos de dos semanas para el inicio de la cumbre, el Ministerio del Interior tiene prácticamente listo un dispositivo que comenzó a diseñarse en octubre del año pasado, cuando nadie quería creer que Rusia invadiría Ucrania e iniciaría un conflicto bélico que aún perdura.

Esa guerra planeará sobre la cumbre y, lógicamente, estará muy presente en el dispositivo de seguridad. Incluso, hasta en su nombre: Eirene, la diosa griega que trae la paz.

Hasta última hora no se sabrá si el presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, acudirá presencialmente a la cumbre o intervendrá por videoconferencia. Es uno de los «flecos» del dispositivo que, en cualquier caso, está preparado para su llegada.

Como lo está también para afrontar la protección de la delegación estadounidense, encabezada por el presidente Joe Biden, y que requerirá, según fuentes consultadas por Efe, la participación de más de mil personas. No en vano, ocuparán tres hoteles de la capital.

Hoteles, trabajadores del recinto ferial Ifema, donde se celebrará la cumbre, edificios próximos a él… Todo se está «peinando» para que nada altere los trabajos de los 40 líderes internacionales y los 5.000 asistentes al evento, que tendrá lugar los días 29 y 30 de este mes de junio.

Ni altere tampoco el programa paralelo de los acompañantes de los líderes, a los que «dirigirá» una «guía» excepcional: la reina Letizia.

Antes del día 29 comenzarán a llegar algunas delegaciones. Y el día 28, según fuentes de la Presidencia del Gobierno, tendrá lugar la entrega simbólica de las instalaciones de la cumbre (los pabellones 12 y 14 de Ifema) por parte del jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, al secretario general de la OTAN, Jens Stoltenberg.

Las amenazas

Interior ha barajado todas las hipótesis posibles de amenaza para diseñar el dispositivo, pero sus responsables están prácticamente convencidos de que la cumbre transcurrirá «en un marco de tranquilidad y paz pública», según fuentes de ese departamento.

Cada día, el Centro de Inteligencia contra el Terrorismo y el Crimen Organizado (CITCO), en estrecha colaboración con el Centro Nacional de Inteligencia (CNI), evalúa las posibles amenazas.

Por el momento se ha descartado elevar la alerta antiterrorista, que se mantendrá en el nivel 4 reforzado como hasta ahora.

De todos modos, las infraestructuras críticas contarán con una especial protección (incluso las de fuera de la Comunidad de Madrid), al igual que instalaciones «sensibles» debido a la guerra de Ucrania, como por ejemplo algunas embajadas.

Preocupa también la ciberseguridad y, por ello, se ha establecido un dispositivo integrado por la Oficina de Coordinación Cibernética del Ministerio del Interior, el Centro Criptológico Nacional y las capacidades de ciberseguridad del propio Ifema.

En cualquier caso, Interior, según las fuentes, no ha observado por el momento nada especial que «tuviera que elevar la ocupación y preocupación» de los responsables del dispositivo.

Ni siquiera espera la llegada desde el exterior de radicales que pretendan «reventar» la cumbre o provocar disturbios aprovechando las protestas que se desarrollarán esos días o en jornadas previas.

Para que eso no ocurra, España ha recurrido a la posibilidad que tienen los estados miembros de establecer restricciones y controles en las fronteras dentro del espacio Schengen.

Respecto a las protestas convocadas, incluidas las que está preparando la asociación de policías y guardias civiles Jusapol, Interior las analizará en coordinación con la Delegación del Gobierno en Madrid y de ese estudio dependerá la autorización del lugar donde desarrollarse.

No parece probable que se celebren en las proximidades del Ifema, que contará con un amplio perímetro de seguridad.

¿Y el espacio aéreo?

¿Se cerrará el espacio aéreo de Madrid durante la cumbre? A esa pregunta solo puede responder el Ministerio de Defensa, competente para ello, pero hasta ahora nada ha trascendido, como tampoco algunos aspectos del dispositivo que se mantienen en secreto precisamente por razones de seguridad.

Sí es segura la intervención del Siglo, el sistema global contra drones de la Policía Nacional, que complementará la labor de los anti-drones de las Fuerzas Armadas.

El dispositivo y su coordinación

El dispositivo de seguridad, que comenzó a diseñarse en octubre pasado, contará con 6.550 policías nacionales -el cuerpo que llevará el peso del operativo- y 2.400 guardias civiles. A ellos se unirán efectivos de la Policía Municipal de Madrid, de Bomberos, Emergencias y Protección Civil, de la seguridad de Casa Real, de la de Presidencia de Gobierno y de Seguridad Privada.

La fase previa del dispositivo se activó en octubre de 2021 centrada en su diseño y preparación. Desde el 12 de mayo hasta el próximo 23 de junio se está desarrollando la fase de prevención, con la instalación de los perímetros de seguridad, «peinados», vallados, etc.

El día 24 comenzará la llamada fase de «alerta» y a Ifema solo podrá acceder el personal acreditado. Por último, el día 27 se pondrá en marcha la fase «crítica», que se prolongará hasta la finalización de la cumbre.

A las seis de la mañana del día 27 se constituirá en un pabellón de Ifema el Centro de Coordinación, CECOR, que funcionará las 24 horas y en el que estarán representados todos los operadores que han participado y participarán en el plan de seguridad.

También habrá un CECOR de «respaldo» en otro lugar de la ciudad de Madrid que las fuentes no han querido desvelar por razones de seguridad.

Los escenarios

Madrid estará esos días «blindada». Pero los responsables del dispositivo han tenido en cuenta la necesidad de «minimizar» los efectos de la cumbre y causar los menos inconvenientes a los madrileños.

Por ello, se ha intentado conseguir un equilibrio entre la demanda de seguridad de la cumbre y la necesidad de continuidad de la vida diaria.

No obstante, el Gobierno ha hecho un llamamiento a los madrileños para que utilicen esos días el transporte público y a las empresas, sobre todo a las ubicadas en las zonas «calientes», para que faciliten a sus empleados el teletrabajo. Algunas ya se han adelantado y lo tienen previsto.

Aunque toda la ciudad «notará» la cumbre, las zonas más afectadas serán las que acojan los principales eventos de la cumbre, como la del Ifema o el Museo del Prado, que se cerrará dos días porque acogerá una cena de trabajo en zonas que no afectarán a las obras de arte.

Las zonas del Palacio Real, el Teatro Real y del Museo Reina Sofía, el eje del Paseo de la Castellana (por los hoteles donde se alojarán muchas delegaciones) o las del aeropuerto de Barajas y la Base Aérea de Torrejón serás otras de las más afectadas.

Y fuera de Madrid, el Real Sitio de San Ildefonso y la Real Fábrica de Cristales de La Granja, en Segovia, una visita incluida también en el programa de acompañantes.

Cuando se aproxime la fecha, se darán a conocer las restricciones a la movilidad de los madrileños, que, en cualquier caso, estarán a la altura de este evento. 

Fuente: EFE (Sagrario Ortega)

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel