sábado, marzo 2, 2024
sábado, marzo 2, 2024

Crisis de la televisión tradicional: 2022 cierra como el año de menor consumo histórico desde 1992

A raíz de estos malos datos, la inversión publicitaria se ha resentido y ha marcado un descenso de entre un 4% y un 5%

Las nuevas plataformas digitales pisan el acelerador mientras que los medios tradicionales se estancan. Así lo muestran los datos aportados por Barlovento, en los que se plasma como el consumo televisivo ha caído un 11% en 2022 respecto al año anterior con hasta los 190 minutos de media por espectador al día, cifras que dan lugar al año de menor consumo histórico desde 1992.

Durante la pandemia la televisión tradicional experimentó audiencias récord que finalmente han vuelto a su ser, con un descenso del consumo que era latente desde hacía años marcado por el aumento del consumo de contenidos en diferido y de plataformas online como YouTube y Twitch.

De un año para otro se registra una diferencia de 24 minutos, una pérdida de espectadores que afecta especialmente al segmento joven. Mientras, el envejecimiento de los espectadores se acentúa, con una media de 5 horas y 38 minutos al día en los mayores de 65 años.

El “consumo híbrido”, que incluye otros usos del televisor, crece un 16,7% hasta alcanzar los 35 minutos por persona y día.  Asimismo el informe destaca que los espectadores únicos, que hacen referencia a la audiencia acumulada, en 2022 han sido 28.835.000, lo que representa un descenso del 5,5% si se comparan con los de 2021. A pesar de ello, 5,6 millones de personas habrían visto al menos un minuto de televisión, lo que significa que el 99,7% de la población ha visto en algún momento la televisión en 2022. 

El mayor decrecimiento de espectadores se observa en el prime time televisivo. Entre las 22:15 y las 22:30 hubo durante 2022 en España una media de 13,6 millones de espectadores viendo la tele. Mientras que hace unos nueve años el dato ascendía hasta los 18 millones.

Una estampida de casi 5 millones de espectadores que según Barlovento tienen que ver con que se han pasado en su mayoría a las plataformas de streaming, que precisamente tienen su pico de consumo en el prime time convencional.

Caída publicitaria

A raíz de estos malos datos, la inversión publicitaria se ha resentido y ha marcado un descenso de entre un 4% y un 5% durante 2022. La inversión en anuncios habría marcado unos 80 millones menos que hace un año, con unos 1.700 millones de euros.

Los motivos del descenso publicitario también tienen relación con la creciente digitalización de la sociedad y la irrupción de otras modalidades de consumo audiovisual. 

Relacionados

spot_img

Colaboradores