miércoles, agosto 17, 2022

Crece la tensión entre Rusia y Ucrania por la presencia de un buque en el mar de Azov

Según Moscú, un barco ucraniano no obedeció las instrucciones de la Guardia Costera rusa

Rusia ha calificado este viernes de «provocación» la actuación la víspera de un buque ucraniano que se dirigía desde el mar de Azov al estrecho de Kerch, que separa Rusia de la anexionada península de Crimea, y que, según las autoridades rusas, no hizo caso a las advertencias rusas para que diera la vuelta.

El jueves el Servicio Federal de Seguridad (FSB) afirmó que el buque «Donbás» de la Armada ucraniana se dirigía desde el mar de Azov al estrecho de Kerch y que no hizo caso a las advertencias de la Guardia Costera rusa para que cambiara el curso, lo que fue considerado una amenaza para la seguridad de la navegación.

El mar interior de Azov es compartido por ambos países en virtud de un acuerdo bilateral firmado en 2003, que garantiza la libertad de navegación de las embarcaciones por el estrecho de Kerch, que lo comunica con el mar Negro.

El ministro de Defensa de Ucrania, Oleksiy Reznikov, dijo en el canal 1+1 de la televisión ucraniana que el mar de Azov no es una zona cerrada al tráfico marítimo, por lo tanto, el barco «se encontraba allí por motivos absolutamente legales».

Según recoge la agencia ucraniana UNIAN se trata de un «ataque de información» propagandística de parte de Rusia, en el margen de su «guerra híbrida» contra el país vecino.

Fuente: EFE.

Artículos relacionados