miércoles, agosto 10, 2022

Al menos 20 muertos en un ataque yihadista en el noreste de Nigeria

Los civiles que fallecieron el martes fueron hombres primero secuestrados y luego degollados por una facción del grupo Boko Haram

Combatientes del Estado Islámico en la Provincia de África Occidental (ISWAP), facción del grupo yihadista Boko Haram, mataron al menos a 20 personas este martes en el noreste de Nigeria, en el estado de Borno, según confirmaron este jueves a Efe activistas de la sociedad civil.

«Recibimos informaciones de (la localidad de) Dikwa de que más de 20 hombres fueron secuestrados y luego degollados por terroristas del ISWAP el martes», confirmó a Efe por teléfono Muhammad Goni líder de las Fuerzas de Trabajo Conjuntas (JTF, en inglés).

Las JTF son grupos armados de autodefensa civil que ayudan a las Fuerzas Armadas nigerianas en la lucha contra el yihadismo en la región.

«Los hombres estaban buscando chatarra cuando fueron interceptados y degollados uno a uno por los terroristas. Nuestros hombres, junto con el Ejército, están buscando a los desaparecidos», añadió Goni al señalar que tres de los hombres secuestrados habían logrado escapar.

A finales de mayo, se produjo un episodio similar cuando al menos 30 civiles fueron atacados y asesinados por combatientes yihadistas mientras realizaban la misma actividad en Dikwa.

Desde 2009, el noreste de Nigeria es el campo de batalla del grupo yihadista Boko Haram y de su facción, el ISWAP, desde 2015.

Ambos grupos han matado a más de 35.000 personas y han causado unos 2,7 millones de desplazados internos, sobre todo en Nigeria, pero también en países vecinos como Camerún, Chad y Níger, según datos gubernamentales y de la ONU.

El pasado abril, la fuerza militar conjunta antiyihadista de la zona del Lago Chad (integrada por Benín, Camerún, Chad, Nigeria y Níger) anunció la neutralización de más de 125 combatientes yihadistas en varias operaciones.

Recientemente también el sureste del país ha sido escenario de graves secuestros y asesinatos que las autoridades atribuyen a los separatistas del Pueblo Indígena de Biafra (IPOB, por sus siglas en inglés), un grupo que aboga por la secesión de ese territorio.

A esta inseguridad se suma la de varios estados del centro y noroeste nigeriano, que sufren ataques incesantes de bandidos, y una ola de secuestros masivos con el objetivo de obtener lucrativos rescates.

Fuente: EFE

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel