lunes, abril 19, 2021

(VÍDEO) Simón rectifica y pide evitar manifestaciones que no permitan distancia de seguridad

«Cuando tenemos mucha presión mediática, decimos cosas que no queremos decir, o como una gracia que no ayuda a la pandemia», reconoce

El director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias, Fernando Simón ha rectificado sobre las declaraciones que hizo el pasado jueves respecto a las manifestaciones del 8-M y ha señalado que «hay que evitar todas las situaciones» que no permitan garantizar las medidas de seguridad. 

La polémica se generó el pasado jueves, después de que Simón aseverara que «no es lo mismo estar bajo un paso de Semana Santa de 2.000 kilos que en una manifestación de 500 personas que se puede esparcir la gente y mantener las distancias».

Según ha reconocido en la rueda de prensa de este lunes, al verse en televisión haciendo esas declaraciones «me llamó la atención lo mal que me había expresado», por lo que ha decidido rectificar y aclarar «el sentido» de sus palabras.

«Trataba de descartarme de hitos concretos que nos permitan relajar las condiciones o la situación de control de la transmisión», ha justificado el director del CCAES, añadiendo que «no es una cuestión de si hay una manifestación o una Semana Santa, sino de si se pueden hacer, o no, las cosas». 

Según ha advertido, la situación epidemiológica no es lo suficientemente buena todavía como para relajarse, por lo que «hay que evitar todas las situaciones que no permitan» garantizar las medidas de seguridad, tales como la distancia o la higiene. «Siempre que podamos evitar cualquier situación así, se debe evitar», ha añadido.

«Da igual que nos permitan hacer una manifestación, que se abra un bar u otro. Las medidas se han de mantener siempre, hasta que consigamos acabar con este virus», ha concluido, reiterando que sus palabras del pasado jueves «no tenían nada que ver con el mensaje que quería dar».

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado