miércoles, agosto 10, 2022

(VÍDEO) La presión y el acoso del independentismo va más allá: 350 personas protestan en Canet contra el 25% de castellano en las aulas

En la protesta ha participado la alcaldesa de Canet de Mar, Blanca Arbell (ERC), quien ha denunciado que el colegio y el ayuntamiento han recibido amenazas telefónicas anónimas

Unas 350 personas, según la policía local, se han manifestado esta tarde en Canet de Mar (Barcelona) para protestar en contra de la sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) que obliga a una escuela del municipio a impartir un 25% de las clases en castellano a petición de la familia de un alumno.

La marcha, convocada por el Sindicat d’Estudiants dels Països Catalans (SEPC) y a la que se han adherido otros sindicatos y entidades como la Intersindical, Arran o La Forja, ha arrancado hacia las 16.30 horas en la Font del Drac, un parque cercano a la escuela Turó del Drac, y ha cruzado la localidad hasta llegar a la biblioteca municipal.

Aunque inicialmente la protesta se había convocado ante la escuela, fue el propio colegio el que pidió que la manifestación no fuese delante del centro, por lo que los organizadores trasladaron la protesta a la Font del Drac.

En la protesta ha participado la alcaldesa de Canet de Mar, Blanca Arbell (ERC), quien ha denunciado que tanto el colegio Turó del Drac como el ayuntamiento han recibido amenazas telefónicas anónimas.

En declaraciones a los periodistas, Arbell ha señalado que no ha habido amenazas contra la familia que pidió el castellano en las clases de su hijo y que sólo les constan dos tuits «de personas que no son de Canet».

«Es una manipulación» para engrandecer «una situación que no existe», ha dicho la alcaldesa, que ha informado de que grabarán las llamadas telefónicas para abrir una investigación sobre las amenazas que reciben tras la sentencia del TSJC.

Durante la concentración, estudiantes, padres y madres y alumnos han clamado consigas a favor de la inmersión lingüística y han instado a la Generalidad a «no dejar sola» a la dirección del centro, donde el TSJC ha obligado a que se impartan el 25% de las clases en español en el grupo en el que cursa el menor demandante.

«Es un ataque directo a nuestra lengua. No es más que una estrategia por parte del Estado español para acabar con el catalán, que corre peligro», ha señalado en declaraciones a la prensa la portavoz del SEPC, Marta Daviu, quien ha subrayado que «la emergencia lingüística es una realidad».

«Exigimos a la Generalidad y al Departamento de Educación que blinden el catalán«, ha insistido durante la manifestación, a la que han acudido representantes políticos independentistas.

La manifestación se ha celebrado después de que el TSJC haya ordenado al consejero de Educación, Josep Gonzàlez-Cambray, y a la directora de la escuela que «preserven la protección de la intimidad» del alumno y de su familia, así como «la normal convivencia y el pacífico despliegue del entorno educativo».

El alto tribunal catalán también ha dado un plazo de diez días a la Generalidad para que aporte un informe con el que justifique las medidas adoptadas para cumplir con 25% de las clases en castellano, una decisión que ha desencadenado varias denuncias por hostigamiento hacia la familia.

De hecho, la Fiscalía de Barcelona ha abierto ya una investigación para determinar si los mensajes vertidos en las redes sociales contra el alumno suponen un delito de incitación al odio o de discriminación a instancias de sendas denuncias presentadas por Hablemos Español, Asamblea para la Escuela Bilingüe (AEB) y Vox. 

Fuente: EFE

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel