miércoles, agosto 10, 2022

(VÍDEO) El independentismo sale a la calle para defender la escuela catalana al grito de «independencia»

En esta manifestación ha participado Pere Aragonès, quien ha asegurado que el «nacionalismo español» quiere utilizar las escuelas catalanas para «socavar la cohesión social en la comunidad»

Miles de personas se han manifestado este sábado en Barcelona convocadas por la plataforma Somescola en defensa del modelo de inmersión lingüística de la escuela catalana y en contra de las sentencias que obligan a varios colegios a impartir al menos un 25% de sus clases en castellano.

La manifestación ha dado comienzo pasadas las 11.30 horas de este sábado en el Passeig Sant Joan de la capital catalana.

A la manifestación han asistido el presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, la presidenta del Parlamento catalán, Laura Borràs, y los principales líderes de ERC, JxCat, la CUP y En Comú Podem, así como las entidades agrupadas en Somescola, entre las que está Òmnium Cultural.

A lo largo del recorrido, los manifestantes han exhibido pancartas de color verde con el lema «Ara i sempre, l’escola en català» (Ahora y siempre, la escuela en catalán), y con proclamas a favor de la inmersión, así como banderas independentistas y gritos de «independencia».

Aragonès: el nacionalismo español usa la escuela contra la cohesión en Cataluña

El presidente de la Generalidad, Pere Aragonès, ha advertido de «la ofensiva del nacionalismo español, que quiere utilizar las escuelas catalanas» para socavar la cohesión social en la comunidad con el fin de «arañar cuatro votos, no en Cataluña, sino fuera de Cataluña».

En declaraciones a la prensa al inicio de la manifestación convocada en Barcelona por la plataforma Somescola contra las sentencias que obligan a varios colegios a impartir al menos un 25% de sus clases en castellano, Aragonés ha considerado que este sábado «la sociedad catalana sale a la calle en defensa del modelo de escuela catalana, basado en la lengua catalana como lengua vehicular de la enseñanza en nuestro país».

«Estamos delante de una ofensiva del nacionalismo español que quiere utilizar las escuelas catalanas, quiere utilizar el futuro de los alumnos catalanes y catalanas, quiere utilizar la cohesión social construida a lo largo de las últimas décadas para arañar cuatro votos, no en Cataluña sino fuera de Cataluña», ha asegurado el presidente de la Generalitat.

«Por lo tanto -ha añadido- la sociedad catalana tiene que responder con la máxima cohesión», ha subrayado Aragonès, que ha destacado que «el modelo lingüístico de la escuela catalana tiene el consenso de la comunidad educativa, el consenso social, el consenso académico y pedagógico, y también el consenso político construido a través de las diferentes decisiones que el Parlament ha ido adoptando desde hace unos 10 años con la Ley de Educación de Cataluña».

«Ahora es el momento de defenderlo, en base a esos consensos», ha agregado el presidente catalán, quien ha resaltado que desde el Gobierno de Cataluña «estamos plenamente comprometidos agradeciendo a todas las entidades que participaron en la cumbre por el catalán esta semana».

Una cumbre, ha agregado, «no para hacer frente a esta ofensiva, sino para avanzar en el uso social de la lengua, en el aprendizaje del catalán y también en el refuerzo de nuestra cohesión social como un solo pueblo, como un solo país».

«Exigimos a aquellos que quieren utilizar la escuela catalana por intereses electorales que no toquen la escuela catalana, la escuela catalana no se toca«, ha concluido Aragonès, quien ha reiterado: «Hoy salimos a la calle, y cada día las instituciones, siempre desde las aulas, defendiendo la cohesión social del país».

La portavoz de ERC, Marta Vilalta, ha asegurado por su parte que la escuela catalana es «el principal consenso del país», y ha acusado a los tribunales de «querer hacer de maestros» y a los partidos de la derecha de «fomentar el odio» para conseguir «cuatro votos».

«No permitiremos que ataquen la lengua», ha dicho Vilalta, que ha hecho un llamamiento a defender el catalán «en la calle» y en todas las instituciones.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel