lunes, abril 19, 2021

Una ley en Florida busca vetar negocios con Twitter por «suprimir la libertad de expresión»

Los impulsores de esta legislación denuncian entre otras la suspensión de la cuenta del expresidente Donald Trump

Legisladores republicanos del Congreso de Florida presentaron este martes dos proyectos de ley encaminados a prohibir los negocios de agencias estatales y gobierno locales con empresas tecnológicas como Twitter por «suprimir» en las redes sociales al expresidente Donald Trump y a otros conservadores.

Además de Twitter, el senador Joe Gruters y el representante estatal Randy Fine buscan castigar a Facebook, Amazon, Apple y Alphabet.

«Debido al papel de los gigantes tecnológicos en la supresión de la libertad de expresión, incluida la prohibición del presidente de EE.UU., el estado de Florida debe responsabilizarlos negándose a hacer negocios con ellos», escribió hoy en Twitter Gruters.

Trump y otros conservadores han sido silenciados después de que sus seguidores asaltaran el Capitolio en Washington el pasado 6 de enero, ocasionando la muertes de 5 personas.

Facebook, Twitter y otras redes sociales vetaron la cuenta de Trump cuando era presidente al considerar que ha incitado a la violencia y promovido informaciones falsas sobre fraude en las elecciones presidenciales de noviembre pasado, en las que ganó el demócrata Joe Biden.

Fine dijo que la idea es que estas empresas «se den cuenta de que han cometido un error y cambien el rumbo». Aseguró que en caso contrario van a «boicotearlas».

Gruters, quien también es el presidente del Partido Republicano de Florida, lamentó que las voces conservadoras están siendo «reprimidas».

Twitter ha eliminado igualmente los perfiles de varios de los aliados de Trump que promovieron la teoría de QAnon, entre ellos del exasesor de seguridad nacional de Trump Michael Flynn, la exabogada del presidente Sidney Powell y el administrador de la plataforma 8kun (antes 8chan), Ron Watkins.

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado