lunes, julio 15, 2024
lunes, julio 15, 2024

Un partido ultraortodoxo propone cortar la electricidad en Israel durante el sabath

Esta petición se enmarca en las negociaciones de Netanyahu para formar Gobierno, donde va a aglutinar en su ejecutivo hasta seis formaciones

El partido ultraortodoxo Judaísmo Unido de la Torá (JUT) pidió que se paralice la generación de energía eléctrica en sabath en todo Israel, durante las negociaciones con el Likud de Benjamín Netanyahu para formar gobierno en el país.

El Likud aclaró en un comunicado que se trata de una de las demandas que el partido haredí llevó a las conversaciones, pero que no se incluye en el acuerdo preliminar firmado entre ambas formaciones para que JUT integre la coalición de gobierno.

«El Likud no está de acuerdo con detener la producción de electricidad en shabat, la ampliación de las playas separadas por sexo u otros asuntos que se mencionaron en las conversaciones», señaló el partido para desmentir una información del Canal 12 que afirmaba que esos asuntos figuran en el pacto de gobierno.

Sin embargo, la formación liderada por Netanyahu sí confirmo que esos temas figuraban en la lista de exigencias con las que JUT acudió a negociar, aunque fueron descartadas.

Además de paralizar las centrales eléctricas durante el sabath -día de la semana sagrado para el judaísmo-, JUT también habría exigido aumentar los estudios religiosos en escuelas seculares; que los hospitales prohíban el «hametz» o productos con levadura durante la Pascua Judía; que cualquier ciudadano pueda exigir un entierro bajo tierra, en vez de en estructuras verticales de los cementerios; o una ley más clara que exima a los jóvenes ultraortodoxos del servicio militar.

«Se trata de una lista de demandas de la JUT, no un acuerdo al que Likud haya accedido. Cualquier acuerdo final preservará el statu quo que se ha observado durante años en temas de religión y Estado”, garantizó el partido del ex primer ministro, que tiene hasta el 21 de diciembre para formar gobierno.

Netanyahu ya ha firmado acuerdos con tres partidos de derecha -Sionismo Religioso, Poder Judío y Noam- y con los dos ultraortodoxos, Shas y JUT, sobre el reparto de carteras ministeriales, pero todavía deben cerrar la agenda legislativa mínima para que todos rubriquen un pacto definitivo para el gobierno de coalición.

El líder de JUT, Yitzhak Goldknopf -representante del sector hasídico más radical de su partido- recibiría la cartera de Vivienda, mientras que la formación también ocupará el Ministerio de Asuntos de Jerusalén.

El primer ministro saliente, el centrista Yair Lapid, calificó ese supuesto acuerdo -desmentido por Likud- como una «rendición vergonzosa» y acusó a Netanyahu de llevar a Israel hacia una «teocracia».

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores