domingo, noviembre 27, 2022
domingo, noviembre 27, 2022

Los hospitales de campaña de Ximo Puig: deficientes y fraudulentos

Este lunes el hospital de campaña de Valencia ha recibido a los primeros pacientes en medio de la polémica por el fraude de la Generalidad en las adjudicaciones

Carpas blancas, pequeños tejados de chapa y cables sueltos. Así lucía el hospital de campaña de Valencia el día de su debut. Los más astutos enseguida le encontraron el parecido con un invernadero. Pero no es el único que Ximo Puig ha levantado durante la pandemia, la Generalidad Valenciana ha construido unos espacios de emergencia que hasta el momento no se habían utilizado. Se trata del hospital de campaña anexo a La Fe en Valencia y los hospitales generales de Alicante y Castellón.

Hospital de campaña de Alicante

Las condiciones de estos hospitales son deficientes. Cuentan con problemas de aislamiento, temperatura, filtraciones y estancamiento de agua, ruidos y falta de capacidad de los equipo electrógenos. En las zonas más preparadas para acoger a enfermos las temperaturas rondan los 14 grados.

Hospital de campaña anexo a La Fe

La líder del PP en la Comunidad Valenciana, Isabel Bonig, ha informado de la existencia de estas deficiencias en los hospitales, en concreto en el de La Fe en Valencia. Para ello, empleó un documento de prevención laboral en el que se señalaba que existe «riesgo de explosión», ya que «todo el cableado de alta tensión transcurre al nivel de la tierra» y «está al aire sin ninguna protección». Por su parte, la Consejería de Sanidad asegura que se han subsanado estos problemas. Según Sanidad el hospital de campaña de La Fe «cumple con todos los requisitos y condiciones para su funcionamiento».

Antifraude investiga a Ximo Puig

Además de las deficientes condiciones en las que se encuentran los tres hospitales de campaña de la Comunidad Valenciana, el fantasma del fraude rodea a todos ellos. La Agencia Valenciana de Antifraude está investigando a la Generalidad por la contratación de estos hospitales. Según adelantó el diario ABC en diciembre, las infraestructuras supusieron un coste de unos 16 millones de euros de dinero público frente a los poco más de 8 inicialmente previstos.

La investigación está centrada la contratación de los hospitales a la empresa (IDAT) Ingeniería Desarrollos de Alta Tecnología, sin que haya existido concurso público. La empresa es una filial de la firma zaragozana Hispano Vema, proveedora del Ministerio de Defensa.

Interior del hospital de campaña de La Fe

El socialista Ximo Puig recurrió al procedimiento de emergencia (en marzo de 2020) para adjudicar las obras de los tres hospitales de campaña a una empresa que se constituyó en febrero de 2020 con un capital social de 3.000 euros. 

La empresa mantiene, actualmente, un litigio con la Generalidad, debido a las discrepancias de las modificaciones que ha sufrido el encargo de la Generalidad. Estos cambios podrían disparar el total a una cantidad cercana a los 16 millones de euros. 

Por ello la Agencia Antifraude ha abierto una investigación con el objetivo de constatar que la tramitación de los contratos se realizó de manera legal. La investigación se está centrando en el procedimiento de emergencia empleado, ya que, con el argumento de la emergencia de la pandemia, la Generalidad ha realizado encargos con carácter verbal.

Otros negocios turbulentos que rodean al presidente

El fraude también ha rondado la figura del presidente de la Generalidad por otros motivos. La empresa de su hermano, Francis Puig, ha sido multada por amañar concursos públicos.

Recientemente el PP ha anunciado que ampliará una denuncia por supuesto fraude en la obtención de subvenciones (cerca de 1,2 millones de euros) para el fomento valenciano por parte de las firmas administradas por Francis Puig. Por el momento, según Eva Ortiz, adjunta del PP en las Cortes Valencianas, se contabilizan ayudas de «siete consellerías y dos empresas públicas con facturas falsas, audiencias falsas, nóminas triplicadas» y «amiguetes» que les pasan información.

También el portavoz de Ciudadanos, Toni Cantó, ha denunciado la situación en la que se encuentra la Comunidad Valenciana bajo la gestión de Puig y ha criticado la trama que rodea al hermano del presidente «Las ayudas se las estaban repartiendo tres espabilados. Nos parece vergonzoso».

Desde el PSOE defienden que se trata de un intento de «desgastar» la figura de Puig. Por su parte, el presidente se ha limitado a señalar que su hermano no es propietario de la empresa ni esa compañía está participada por su familia.

 

 

Relacionados

spot_img

Colaboradores