lunes, diciembre 5, 2022
lunes, diciembre 5, 2022

La OTAN sigue a EE.UU. y retirará sus tropas de Afganistán a partir de mayo

La alianza atlántica reconoce que, tras veinte años, «no hay una solución militar a los desafíos que afronta Afganistán»

Los aliados de la OTAN acordaron este miércoles comenzar a retirar sus tropas de Afganistán el 1 de mayo, tras la decisión de Estados Unidos de poner en marcha la salida de sus militares del país asiático desde esa fecha y completarla antes del vigésimo aniversario de los atentados del 11 de septiembre de 2001.

«A la luz de la decisión estadounidense de retirarse, los ministros de Exteriores y Defensa de la OTAN debatieron el modo de avanzar y decidieron que empezaremos la retirada de las fuerzas de la misión de la OTAN Apoyo Decidido el 1 de mayo», declaró Stoltenberg en una rueda de prensa junto a los secretarios estadounidenses de Estado, Antony Blinken, y Defensa, Lloyd Austin.

La OTAN mantiene en Afganistán la misión Apoyo Decidido para asesorar, entrenar y formar las fuerzas de seguridad locales. Cuenta en la actualidad con 9.592 efectivos, de los cuales Estados Unidos aporta 2.500. El resto se distribuye entre miembros de la Alianza y socios de la organización, como Georgia.

Tanto los ministros aliados como los países socios que contribuyen a la misión publicaron una declaración en la que recuerdan que en 2001 la OTAN acudió a Afganistán con el objetivo de hacer frente a Al Qaeda y a «aquellos que atacaron Estados Unidos el 11 de septiembre», así como para «evitar que los terroristas usen Afganistán como un refugio seguro para atacarnos».

«A la luz de esto y reconociendo que no hay una solución militar a los desafíos que afronta Afganistán, los aliados han determinado que empezaremos la retirada de las fuerzas de la Misión Apoyo Decidido el 1 de mayo. Esta retirada será ordenada, coordinada y prudente», indican.

«Cualquier ataque de los talibanes a las tropas aliadas durante esta retirada se encontrará con una respuesta contundente», advierten.

Asimismo, señalan que seguirán apoyando el proceso de paz en Afganistán entre los talibanes y el Gobierno, y piden a esas dos partes que mantengan sus compromisos al respecto.

«Los aliados de la OTAN y sus socios seguirán apoyando a Afganistán, su pueblo y sus instituciones en la promoción de la seguridad y defendiendo los logros de los últimos 20 años. Retirar nuestras tropas no significa terminar nuestra relación con Afganistán», aseguran.

Además, insisten en que las tropas aliadas fueron a Afganistán «juntas», ajustaron su presencia del mismo modo «y ahora se retiran juntas».

Relacionados

spot_img

Colaboradores