miércoles, febrero 1, 2023
miércoles, febrero 1, 2023

Fallece el escritor Raúl Guerra Garrido, conocido por estar comprometido en la lucha contra ETA

La firmeza de sus convicciones le costó sufrir el acoso del entorno de ETA, que atacó en repetidas ocasiones sus propiedades y las de su familia

El escritor Raúl Guerra Garrido ha fallecido este viernes en San Sebastián a los 87 años. Allegados del novelista han informado que Guerra Garrido ha muerto esta tarde en la Policlínica donostiarra, donde estaba ingresado por el agravamiento de sus problemas de salud.

Guerra Garrido, quien abordó en su obra aspectos políticos y sociales relacionados con la sociedad vasca desde los años sesenta, fue galardonado con el premio Nadal en 1976 y con el Premio Nacional de las Letras en 2006.

Nacido en Madrid en 1935, berziano por ascendencia familiar y donostiarra de adopción, además de novelista era doctor en Farmacia.

Compromiso contra ETA

Aparte de por su obra literaria, Raúl Guerra Garrido destacó por su compromiso en la lucha contra ETA y su posición crítica con el nacionalismo vasco, que hizo pública desde las filas del Foro de Ermua.

La firmeza de sus convicciones le costó sufrir el acoso del entorno de ETA, que atacó en repetidas ocasiones sus propiedades y las de su familia.

En abril de 1999 su farmacia en San Sebastián sufrió un primer ataque de «kale borroka», en este caso frustrado, ya que los artificieros de la Ertzaintza lograron retirar un artefacto explosivo de fabricación casera.

El 20 de julio de 2000 los violentos lograron calcinar totalmente la farmacia, mientras que dos años más tarde volvieron arremeter contra su familia, en este caso atacando la farmacia de su esposa.

Guerra Garrido publicó en 1969 su primera novela, «Ni héroe ni nada», a la que siguieron «Cacereño», en 1970, con la que inició su pentalogía del tema vasco, y «Ay», de 1972, con la que obtuvo el premio Ciudad de Oviedo.

A estos títulos les siguieron «La fuga de un cerebro», «Hipótesis» y «Pluma de pavo real, tambor de piel de perro», con la que obtuvo el premio Eulalio Ferrer en 1977. Ese mismo año recibió el premio Nadal por «Lectura insólita del capital», un libro que le consagró como gran escritor.

Lectura en un secuestro

Este título, uno de los más importantes de su carrera, narra la historia de un industrial vasco que lee la obra de Marx durante su secuestro.

Después siguieron «Micrófono oculto» y «Copenhague no existe», «La costumbre de morir» y «Escrito en un dólar», «Ayer» con el que en 1984 quedó finalista del Premio Planeta, y «Dulce objeto de amor». En 2005 publica «La gran Vía es Nueva York», otro de sus éxitos, y con el que obtuvo el premio de la Crítica de Castilla y León y el Villa de Madrid.

En 1984 fue elegido presidente de la Asociación de Escritores (ACE), puesto que ocupó hasta comienzos de los 90.

Vivió en San Sebastián desde 1960 y se implicó en el desarrollo de la cultura en el País Vasco, donde colaboró en revistas de literatura como «Kantil» (1975-76) y «Kurpil» (1977-1981), además de participar en la creación de la Asociación de Escritores Guipuzcoanos.

Su obra y su compromiso cívico fueron reconocidos por la Diputación de Gipuzkoa en 2019, con motivo del cincuentenario de su obra «Cacereño» -un retrato de la inmigración a Euskadi en los años 60-, en un acto en el que fue homenajeado tanto por su faceta de escritor como la de «testigo ético» de los años del terrorismo en el País Vasco.

En ese mismo acto, presidido por el nacionalista Markel Olano, la entonces ministra de Educación, Isabel Celaá, le entregó la condecoración de Alfonso X El Sabio.

También ese año, el colectivo de Víctimas del Terrorismo Covite le otorgó su premio anual junto con el también escritor Fernando Aranburu, por su aportación al «relato» de las consecuencias del terrorismo en Euskadi.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores