miércoles, agosto 10, 2022

Escalada de tensión en Israel: el primer ministro da «carta blanca» para mantener el orden en el país

Al menos 39 personas han muertos en Jerusalén durante las últimas semanas tras varios choques ente palestinos y la policía israelí

El primer ministro israelí, Naftali Benet, afirmó este domingo que las fuerzas de seguridad reciben «carta blanca» del Gobierno para tomar las medidas pertinentes que «garanticen la seguridad de los ciudadanos de Israel», en medio de la escalada de violencia que se vive en las últimas semanas tanto en Israel como en Cisjordania ocupada.

«Estamos trabajando para calmar las cosas por un lado, pero ellos también están actuando enérgicamente contra los violentos por el otro. Las fuerzas de seguridad están preparadas para cualquier escenario», indicó Benet tras mantener una reunión con el gabinete de seguridad después de que esa violencia haya llegado a Jerusalén.

Tras una ola de ataques, redadas y choques, en los que han muerto hasta 39 personas, Benet se reunió hoy con altos funcionarios de seguridad e inteligencia para valorar la «situación operativa», después de que los enfrentamientos hayan alcanzado, tanto el viernes como hoy, el punto caliente de la Explanada de las Mezquitas, lugar sagrado para musulmanes y judíos.

Los choques este domingo en ese recinto entre palestinos y policía israelí se saldaron con 19 heridos; pero el viernes los enfrentamientos en la explanada se prolongaron durante seis horas, dejando 152 heridos palestinos y 3 agentes, además de más de 400 detenidos.

Benet destacó que deben continuar los esfuerzos para permitir que los miembros de todas las religiones celebren sus fiestas en Jerusalén, esta semana en la que coinciden el Ramadán, con la Semana Santa cristiana y la Pascua judía.

Las principales facciones palestinas -con el apoyo de los países del mundo árabe- defienden que se debe seguir respetando el status quo que rige desde 1967, por el que el rezo en la Explanada de las Mezquitas queda reservado para los musulmanes; mientras que el espacio de culto para los judíos es el cercano Muro de las Lamentaciones.

Sin embargo, cada vez son más los judíos que se cuelan como visitantes en el recinto -para ellos el Monte del Templo- para rezar a escondidas, lo que molesta a los palestinos que consideran que se está usando la libertad religiosa como arma política para que Israel se haga con el control de más espacios en Jerusalén Este ocupado.

Benet ordenó que se aumente la seguridad en los autobuses que se dirigen a la Ciudad Vieja, después de que dos palestinos fueran detenidos hoy por tirar piedras a ese medio de transporte, hiriendo levemente a cinco personas.

El primer ministro también instruyó para que se persiga a los «incitadores que difunden noticias falsas, incluso clips editados de violencia contra fieles musulmanes para incendiar el área y dañar la rutina del Ramadán».

Fuente: EFE.

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel