jueves, junio 30, 2022

El FMI califica la actual situación como el mayor reto desde la Segunda Guerra Mundial

El organismo insta a reducir barreras comerciales, reestructurar la deuda de los países, modernizar sistemas de pago y apostar por la energía verde

El Fondo Monetario Internacional (FMI) ha urgido a los estados que adopten medidas para restaurar la confianza y evitar la fragmentación geoeconómica, en un contexto en el que la economía se enfrenta «quizás» al mayor reto desde la Segunda Guerra Mundial.

En un informe presentado este lunes, cuando arranca en Davos (Suiza) el Foro Económico Mundial, el FMI ha pedido a los Estados que den prioridad a cuatro medidas para restaurar la confianza mundial: la reducción de barreras comerciales; promover acuerdos sobre la deuda de países vulnerables; modernizar los sistemas de pago transfronterizos; y afrontar la transformación hacia la energía verde.

En un momento en el que la crisis del coronavirus se ha solapado con la guerra de Ucrania, 2.500 líderes mundiales se dan cita desde este lunes en un foro, en el que el FMI ha hecho público un informe, firmado entre otros por la directora gerente, Kristalina Georgieva, en el que se explica por qué la comunidad internacional debe resistir ante la fragmentación geoeconómica y cómo.

Restricción del comercio por la guerra de Ucrania

Hasta ahora con la Guerra de Ucrania treinta países han restringido el comercio de alimentos, energía y productos básicos, según los datos del fondo, que ha advertido del coste enorme que puede suponer para los estados esta desintegración.

Solo la fragmentación tecnológica supondría caídas del 5% del PIB para algunos países, según estimaciones del fondo, que ha citado a modo de ejemplo las tensiones comerciales de 2019, que conllevaron una caída del PIB mundial de casi un 1%.

Reducir barreras comerciales

Para restaurar esta confianza mundial, ha considerado prioritario que se fortalezca el comercio internacional para aumentar la resiliencia, de manera que se reduzcan las barreras para aliviar la escasez de productos y lograr rebajar el precio de alimentos, entre otros.

A su juicio, no solo los países sino también las empresas necesitan asegurar las cadenas de suministros y preservar las ventajas para su negocio de una integración global.

En segundo lugar, plantea acuerdos para la reestructuración de la deuda de los países más vulnerables, lo que también repercutiría positivamente en los acreedores.

45.000 millones al año en manos de intermediarios

Por otro lado, el FMI plantea que se modernicen los sistemas de pago transfronterizo, teniendo en cuenta que el promedio del coste internacional de las transferencias es de un 6,3%, lo que implica, según sus datos, que 45.000 millones de dólares al año vayan a parar a manos de intermediarios.

En último lugar, ha planteado otra prioridad, la más relevante de todas, que es la de abordar el cambio climático y la urgente necesitad de acelerar la transición hacia la energía.

Fuente: EFE.

Artículos relacionados