sábado, octubre 23, 2021

El comunismo que nos quieren imponer: la ideología del fracaso, la ignorancia y el odio

Que en pleno siglo XXI tras la lista de fracasos, muertes, hambre y destrucción que provocaron los comunismos, y que siguen provocando a sociedades enteras, tengamos que aguantar como desde los púlpitos morales, sin ningún mérito, vengan a darnos lecciones sobre amor al prójimo, a los pobres y sobre paz social es de vergüenza.

Hablamos de la ideología de la falsa solidaridad y generosidad, reconvertidas en regalías e instituciones dependientes del poder. De hecho la solidaridad y la generosidad son actitudes personales que no son exigibles pero que el socialismo necesita institucionalizar para saquear a los ciudadanos y chantajearlos moralmente. La solidaridad institucionalizada se llama caridad y es ya conocida por los grupos religiosos de todo el mundo: sijs de la India que dan comida y techo gratis en sus gunduwaras a todo aquel que desee estar en el templo, los cristianos de todo signo con la caridad cristiana, los musulmanes con el sadaqah pero también por el estado…la beneficencia. Los comunistas no han inventado nada.

Hablamos de la ideología del fracaso, del odio y del desprecio. Hablamos del hambre pero no cómo un elemento abstracto sino como hambre real: ¿conocen el hambre provocada por el holodomor ucraniano?, ¿la hambruna del gran salto adelante chino?, ¿las hambrunas en la Etiopía de Mengistu Haile Mariam? Sin contar con las hambrunas de Corea del Norte, las hambrunas de Albania o la Camboya de los Jemeres Rojos.

Sin embargo, aparte de matar de hambre debido a las fracasadas políticas económicas y sociales que siempre conducen inevitablemente a este final, nos encontramos con una ideología totalitaria y criminal cuyo fin es la ostentación del poder absoluto. Para ello arrasan no sólo con el oponente ideológico, sino que purgan desde dentro a los cuadros de su propia ideología, sin contar con la población sospechosa en lo más mínimo de estar en contra del poder nuevo establecido.

El comunismo y su hijo pequeño, el socialismo, es por tanto una sinfonía del terror. Las purgas estalinistas son sólo una pequeña parte de este cuadro. Apenas unas pinceladas. La represión de los kulaks, masacrados de forma inmisericorde, los desplazamientos de población forzada a otros lugares…los judíos a Birobizhan o los chechenos a Kazajistán.

Sin contar con la destrucción de casi un continente entero: América Latina, que fue el lugar más rico y desarrollado de la tierra, una zona que sufría abusos de parte de las oligarquías políticas; sí pero que, al mismo tiempo, el Comunismo se encargó de empeorar ostensiblemente. Tras la revolución de Guatemala de 1954 Centroamérica se empieza a calentar y a aparecer milicias y demás grupos terroristas que convertirán esos países en lo que son hoy: estados casi fallidos; traumatizados por la guerra; pobres y extremadamente violentos.

Cuba será otro desastre. De ser uno de los lugares más ricos del mundo donde el parque ganadero, en comparación con el resto de la población, era el más grande del mundo pasó a ser una isla-trinchera en estado de guerra permanente, empobrecida y sometida.

¿Y hablamos de grupos terroristas?…aparte de las milicias como las FARC, FSLN o Sendero Luminoso nos encontramos con grupos terroristas como ETA, los GRAPO, las Brigadas Rojas Italianas, la Baader-Meinhoff, el DHKP-C (marxista-leninista de Turquía) etc…,¿puede mencionarme grupos terroristas capitalistas o liberales?

En definitiva, es una religión de fervientes fanáticos cuyo mesías es Marx y sus profetas gente como Lenin, Stalin o Trotsky (según guste), Enver Hoxha, los Kim, Pol Pot, Ceauçescu, Castro, el Che o Chávez. Una religión llena de cismas pero cuyo objetivo es imponer el cielo en la tierra a la fuerza.

Solo que su cielo es el control del ser humano. El paraíso socialista es la falta de libertad y la incapacidad de vivir. En definitiva, ser una marioneta de una gran curia socialista intocable y reverenciada con temor, de hecho de eso se trata el culto a la persona que inefablemente va unido a esta religión. El infierno es el gulag. Hablamos de la ideología del terror y de la imposición, de la negación de la realidad y del escape de la misma. 

Lo más curioso de todo esto es que los seguidores de esta ideología, siempre enfadados y ofendidos, jamás aceptan que se cuestione sus dogmas y su experiencia ante la realidad, es la suya una esquizofrenia adquirida por la ideología y una falacia paranoica, esa falacia paranoica es el reductio ad hitlerum. Todo lo no socialista es fascista o nazi, el mal encarnado,…aparte de denotar una profunda ignorancia cosa que, junto con el fracaso colectivo y personal, forma parte de uno de sus grandes pilares. No importa que no seas nazi o fascista, llevarles la contraria te mete en ese saco ¿por qué?: para deshumanizarte, te conviertes en el enemigo.

La primera de las barreras esquizoides para justificar el comunismo es decir que las experiencias brutales socialistas no eran el verdadero comunismo por lo que hay que intentarlo de nuevo…para acabar igual. En segundo lugar el pensamiento les dicta que el capitalismo es una fábrica de pobres y el socialismo es la única solución para liberar a la gente del yugo de la pobreza. No cuestionan hechos, repiten consignas, otros piensan por ellos.

Hoy tenemos a una serie de personas afectadas por las políticas económicas de España, políticas llevadas a cabo desde el estatismo parasitado por los intereses de partido. Este autosabotaje es aprovechado por la izquierda para pedir más estado, es decir, persistir en el error y agravarlo…¿no será mejor salir de ese círculo vicioso y tener menos estado aunque muy fuerte y un mercado, un comercio, que nos permita reinventarnos a nivel laboral y económico?.

Al fin y al cabo el mercado y el comercio son las bases de la sociedad…en los foros y plazas, ya en época sumeria, coexistían los tres poderes en el centro de la ciudad…ya fuera una ciudad-estado o la capital de un imperio: en el centro estaba el mercado, el templo y el palacio del líder de turno donde se gobernaba y repartía justicia.

Otra estrategia es amedrentar constantemente, su violencia no sólo física sino verbal lo atestigua. Instalados en la injuria y la calumnia atacan sin piedad a todos aquellos que no estamos ni creemos en su secta. Debemos, como ciudadanos, dejar de ceder a sus insultos, acusaciones y chantajes. Debemos tener la cabeza alta, creemos en la libertad de comercio, esa libertad es la que está haciendo que países como Rusia, Brasil o China estén saliendo de la miseria.

La ideología liberal y capitalista es la del trabajo, el ahorro y el riesgo de emprender pase lo que pase, es levantarse una y otra vez y depender de uno mismo. Es la de ser libre. Sociedades socialistas o en proceso como la española son sociedades abocadas al desastre, sociedades violentas y en tensión, profundamente ideologizadas y ciegas ante lo que el poder les dicta, no hay crítica, sólo acción y todo el entramado de poder social: medios de comunicación, escuelas y demás sólo repiten y perpetúan los principios de esa ideología.

El chantaje, para ir terminando, se basa en la idea de que el mundo está mal por el capitalismo y que para que esté bien debe imponerse el socialismo a escala mundial sobre todas las personas (unos opinan que de forma rápida y violenta, otros poco a poco etc…) pero el objetivo es ese…despojarte de lo tuyo. El resto es entender que toda persona que no desee esto es malvada por naturaleza y su objetivo es explotar o dejar morir a la gente. El falso dilema. 

No, los que matan con las armas y han atentado contra civiles son los comunistas durante el siglo XX, los que matan con el hambre han sido los comunistas, los que no creen en el hombre son los comunistas, los que se han sacado de la manga una suerte de ideologías posmodernas extremadamente tóxicas que han desquiciado a la sociedad occidental es el híbrido de socialistas postmodernos, que vienen del mundo liberal y capitalista por cierto, son los comunistas. Los comunistas, maestros en retorcer el lenguaje y en el arte de la mentira, han sido tan imperialistas como los norteamericanos o británicos han sido los soviéticos y los cubanos.

La diferencia es que, como ideología, el capitalismo se ha mostrado eficiente para combatir la pobreza, que siempre existirá, mientras que el comunismo no. 

Seguir pensando que esa ideología funciona es signo de ignorancia o de conveniencia…hay muchos camaradas que sólo han vivido de la olla estatista. No dudo de que existen comunistas bienintencionados con un gran corazón pero están equivocados en su camino. El comunismo se aprovecha de este tipo de personas, los bienintencionados que son engañados y los idealistas, campo de cultivo de esta ideología. Todo idealismo implantado en la tierra, en el mundo material, degenera hasta convertirse en dictadura.Yo creo en la libertad personal y de comercio, no creo en imposiciones ni de socialismo soviético de vieja línea, ni de maoístas ni mucho menos de progres postmodernos. Sea libre, sea tan libre que busque y lléveme la contraria, infórmese de lo que en verdad es esta ideología porque cuando alguien te pinta algo muy bonito es porque quiere engañarte…pero la realidad otra muy distinta.

Artículos relacionados

La prueba del fracaso del socialismo

Las dos almas de Vox

Reivindicación de lo inútil