domingo, febrero 28, 2021

Críticas a la ONU por permitir que Maduro hable en el Consejo de Derechos Humanos: «Son unos hipócritas»

El presidente venezolano habló ante el Consejo de Derechos Humanos y pidió el fin de las sanciones internacionales contra su país

El senador de Estados Unidos Rick Scott dijo este lunes que resulta «hipócrita» que el Consejo de Derechos Humanos de la ONU permita la participación del presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, en su asamblea anual, inaugurada este lunes en Ginebra.

El Consejo abrió hoy la sesión la 46ª «dando una plataforma» para Maduro, «un dictador despiadado que está oprimiendo brutalmente» a la gente de Venezuela, se lamentó hoy el republicano en su cuenta de Twitter.

Agregó que Estados Unidos «no debería financiar una organización que hace la vista gorda ante los violadores de derechos humanos».

Scott, que fue gobernador de Florida entre 2011 y 2019 y aliado político del expresidente Donald Trump, subrayó que es tiempo para que el presidente estadounidense, el demócrata Joe Biden, y la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Linda Thomas-Greenfield, hagan «rendir cuentas» a esta organización internacional.

Para el republicano, uno de los dos senadores por Florida, estado de gran población de venezolanos en el condado de Miami-Dade, la «hipocresía» del Consejo se nota en que permita a los «dictadores» sentarse en la mesa.

En una intervención virtual durante la inauguración de las sesiones del Consejo de Derechos Humanos de la ONU, Maduro sostuvo hoy que las sanciones internacionales, que incluyen el bloqueo en el exterior de activos pertenecientes a su país, están impidiendo que su país ofrezca una mejor respuesta a la crisis social y sanitaria causada por la pandemia del COVID-19.

La Oficina de la alta comisionada de la ONU para los derechos humanos, Michelle Bachelet, consideró en el pasado que las sanciones financieras contra Venezuela no son la forma más eficaz de propiciar la colaboración del gobierno de Maduro.

Maduro prometió colaborar con el CDH, pero mantuvo su posición de rechazar «cualquier mecanismo inquisidor que pretenda usar la causa de los derechos humanos como herramienta política».

- Publicidad -

Artículos relacionados

- Publicidad -