lunes, abril 19, 2021

Calvo justifica la prohibición de las marchas del 8M en Madrid por la «situación pandémica»

«Otras manifestaciones más pequeñas y acotadas, en cualquier otro lugar de España pueden ser más asumibles», ha dicho la número dos del Gobierno

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, mantiene que la prohibición de las manifestaciones del Día de la Mujer en Madrid obedecen a los datos epidemiológicos de la ciudad y ha asegurado que «no hay ningún ánimo de estar en contra de la gran contestación que la sociedad tiene que dar el 8 de marzo».

«Esto no es que estar en un lado o en otro, aquí hay un 8 de marzo que celebra un país contundentemente, como es España y una gran ciudad que da siempre una respuesta extraordinaria. Y hay una pandemia con unos datos particularmente no buenos aquí en Madrid«, ha incidido Calvo en declaraciones a la prensa antes de participar en un acto sobre la pobreza infantil.

La vicepresidenta del Gobierno ha advertido de que en estos momentos conviene tener «criterios ponderados» y Madrid «no es un lugar normal». «Cualquier manifestación en Madrid es siempre la más grande, la más importante», ha afirmado.

Los datos epidemiológicos de Madrid -ha apuntado- no son los mejores, por eso ve justificada la decisión del delegado del Gobierno al que le preocupa que en un lugar tan grande, con tanta densidad demográfica, «pudiera llevarnos a una concentración de personas que nos haga retroceder en la situación pandémica«.

«Esta es la razón por la que otro tipo de manifestaciones más pequeñas, más acotadas, en cualquier otro lugar de España pueden ser más asumibles y en Madrid pueden significar alguna posibilidad de estar en riesgo», ha subrayado.

Ha reiterado Calvo que «no hay ningún ánimo de estar en contra» de la gran contestación del 8M, sino de «tener un criterio ponderado en el caso de Madrid por las circunstancias que tiene».

Ha recordado que las marchas de Madrid con motivo del Día de la Mujer han sido algunas de las más importantes del mundo y, por lo tanto, «hay que tener bastante cuidado con que Madrid no tenga un punto de avance en la lucha contra la pandemia».

- Publicidad -

Artículos relacionados

Hacia una tiranía colectivista

Clara Campoamor, ¿fascista?

Sánchez, el iluminado