jueves, mayo 23, 2024
jueves, mayo 23, 2024

Biden rechaza el envío de F-16 a Ucrania mientras Macron asegura que «nada está excluido»

París exigiría a Kiev que los potenciales cazas de guerra que se entreguen se utilizarán únicamente para defender a los ucranianos, pero no para atacar territorio ruso

El presidente estadounidense, Joe Biden, subrayó este lunes que su país no enviará aviones de combate F-16 a Ucrania, que ese país reclama para su defensa de la invasión rusa mientras que el presidente francés, Emmanuel Macron asegura que “nada está excluido” a la hora de ayudar al país invadido.

Preguntado por la prensa si Estados Unidos facilitará a Kiev esos cazas, el mandatario estadounidense se limitó a responder que «no». El refuerzo de las Fuerzas Aéreas con aviones de combate de cuarta generación como los F16 estadounidenses se ha convertido en una tarea prioritaria del presidente de Ucrania, Volodímir Zelenski, que el pasado 26 de enero en su habitual discurso nocturno recalcó que «la agresión rusa puede y debe ser detenida con armamento adecuado».

El viceconsejero de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jon Finer, había señalado un día después que Washington no excluye el suministro a Ucrania de «ningún sistema concreto de armamento». «La estudiaremos muy exhaustivamente», dijo al canal de televisión estadounidense MSNBC al contestar a una pregunta sobre la petición de cazas F-16 formulada por Ucrania.

Estados Unidos sí anunció este enero que enviará a Ucrania 31 tanques Abrams y que empezará a entrenar inmediatamente en un tercer país a soldados ucranianos en su uso y mantenimiento. Esos tanques, que según Biden son los más efectivos del mundo, tardarán meses en llegar a Ucrania e irán acompañados de unos vehículos blindados de recuperación llamados M88, que servirán para darles apoyo.

Macron no descarta la entrega

Por otro lado, Macron aseguró este lunes que “nada está excluido” a la hora de ayudar a Ucrania, incluido con aviones de combate y, al igual que el primer ministro neerlandés, Mark Rutte, mostró cautela porque este sería “un paso muy grande” y tendrían que cumplirse unas condiciones.

En una rueda de prensa posterior a una reunión en La Haya de ambos líderes, Macron dijo que “nada está descartado por definición” a la hora de plantear vías para respaldar a Kiev en la guerra, incluida la posible entrega de aviones de combate por parte de Francia, pero enfatizó que los ucranianos no han solicitado la entrega de cazas de forma oficial.

Además, subrayó una serie de criterios que se tendrán en cuenta a la hora de estudiar y tomar una decisión sobre la entrega de aviones de combate a Ucrania, lo que requiere -señaló- una solicitud formal de Ucrania en este sentido, y garantías de que un paso así no conducirá a una escalada del conflicto, ni debilitará las capacidades militares del Ejército francés.

Asimismo, París exigiría el compromiso por parte de Kiev de que los potenciales cazas de guerra que se entreguen se utilizarán únicamente para defender a los ucranianos, pero no para atacar territorio ruso.

Por su parte, Rutte se mostró muy cauto y subrayó que, de momento, “no se habla de entregas de F16 a Ucrania, pero tampoco hay solicitudes”, y consideró que “sería realmente un paso muy grande si se llega a eso”, en referencia al posible suministro de aviones de combate a los ucranianos.

Anteriormente, el ministro neerlandés de Exteriores, Wopke Hoekstra, aseguró que “no hay tabúes” al plantear la posible entrega de aviones de combate, en una respuesta al Parlamento neerlandés, que había pedido al gobierno de Países Bajos proporcionar a Ucrania F-16 para apoyar los combates contra el Ejército ruso.

La semana pasada, el Gobierno alemán dio luz verde al envío, por primera vez, de dos batallones de carros de combate Leopard 2 propios y de otros países europeos a Ucrania.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores