martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

Ayuso explica que el dinero recibido por su hermano «no fue una comisión» y que no fueron 280.000 euros

La presidenta señala que su hermano pasó una factura por sus «gestiones» en China y no porque consiguiera un contrato con la Administración

«Siempre me he negado a dar explicaciones sobre la actividad laboral de mi hermano porque nunca he interferido en ella. Quizá haya sido un error». Así comienza el comunicado que la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso, ha publicado este viernes. Una nota en la que da detalles sobre el papel que jugó su hermano Tomás en el contrato que firmó el Gobierno regional con la empresa Priviet Sportive para la compra de mascarillas en abril de 2020 y en la que aclara que el dinero que percibió no fue una comisión.

Para empezar, Ayuso señala que la cantidad que recibió su hermano no fueron 280.000 euros, tal y como denuncia Génova y han publicado numerosos medios, sino 55.850 euros más IVA. Pero la cuestión fundamental es que la presidenta madrileña aclara que el dinero «no es una comisión», sino «una contraprestación» por el trabajo de Tomás Díaz Ayuso, en concreto por las «gestiones para la compra» de la mascarillas que este hizo en China. Por tanto, la mandataria popular niega explícitamente que el dinero que recibió su hermano se debiese a su papel a la hora de «obtener el contrato de la Administración».

La presidenta regional ha recalcado que «nunca influyó para la compra de las mascarillas a esta empresa, y supo de ese contrato cuando le informó» el líder del PP, Pablo Casado, «no antes». Asimismo, ha apuntado que proporcionará el informe del secretario del Consejo de Gobierno en el que «se recoge que no he tenido ningún deber de abstención en este contrato».

Además, señala que Tomás Díaz Ayuso envió a la empresa Priviet Sportive «4 facturas en el año 2020»; «la factura de 30 de junio de 2020 fue por gestiones para la compra de mascarillas en China, vendidas a la Comunidad de Madrid a 5 euros cuando los precios en ese momento llegaban a 10,5 euros».

Respecto al resto de facturas, Ayuso ha aseverado que no tiene que «dar cuentas» porque «no tienen relación con la Comunidad de Madrid y mi hermano tiene derecho a su privacidad».

Relacionados

spot_img

Colaboradores