martes, diciembre 6, 2022
martes, diciembre 6, 2022

Xi pide a Biden que Estados Unidos «acate el principio de ‘una sola China'» ante la tensión con Taiwán

Durante la reunión virtual entre ambos presidentes, el mandatario chino reiteró la oposición de su país «a la independencia» taiwanesa y a «las injerencias externas»

El presidente de China, Xi Jinping, y su homólogo estadounidense, Joe Biden, mantuvieron este jueves una conversación telefónica en la que Xi pidió que Estados Unidos «acate el principio de ‘una sola China'», según un comunicado oficial de la Cancillería china.

En los últimos días han crecido las tensiones entre Washington y Pekín por el posible viaje de la presidenta de la Cámara de Representantes de EE.UU., Nancy Pelosi, a Taiwán.

Durante la reunión virtual, la primera desde la que celebraron el pasado marzo, el mandatario chino reiteró la oposición de China «a la independencia de Taiwán» y a «las injerencias externas».

Esta semana, un portavoz del Ejército chino avisó a Estados Unidos de que las fuerzas del país asiático «no se quedarían de brazos cruzados» si se produce la visita y la Cancillería china ha reiterado en las últimas fechas que China «respondería con firmeza».

De momento ni Nancy Pelosi ni el Ministerio de Asuntos Exteriores de Taiwán han confirmado el viaje, que se produciría en agosto, según medios estadounidenses.

Durante la llamada entre los dos líderes, que se alargó durante más de dos horas, el presidente chino avisó a su homólogo de que «definir las relaciones entre ambos países desde una perspectiva de competición es engañoso y equivocado».

Xi expresó su deseo de que ambas superpotencias «mantengan la comunicación en asuntos importantes como la coordinación de políticas macroeconómicas, el mantenimiento de la estabilidad de las cadenas industriales de suministros y la garantía de la energía global y la seguridad alimentaria».

Además, el líder chino avisó a Biden: «El desacople de las cadenas de suministro no contribuirá a impulsar la economía estadounidense».

Asimismo, Xi recomendó que ambos países «trabajen juntos» para «enfriar los asuntos regionales más candentes» y para «ayudar al mundo a salir de la pandemia de covid-19, del estancamiento y del riesgo de recesión».

Xi y Biden, que todavía no se han reunido en persona desde la llegada de este último a la Casa Blanca, definieron su diálogo como «franco y profundo» y acordaron «mantener el contacto».

El comunicado chino apenas ofrece detalles sobre lo dicho por Biden en la reunión, la segunda que se produce entre ambos líderes desde el comienzo de la invasión rusa de Ucrania, tema que también se trató en la conversación de este jueves, aunque Pekín solo explica que Xi Jinping «reiteró la posición de China» al respecto.

Desde el comienzo de la guerra, China ha mantenido una postura ambigua durante la cual ha pedido respeto para «la integridad territorial de todos los países», incluido Ucrania, y atención para las «legítimas preocupaciones de todos los países», en referencia a Rusia.

Las relaciones entre ambos países comenzaron a deteriorarse en 2018 cuando el entonces presidente estadounidense, Donald Trump, inició una guerra comercial con China que después se amplió a campos como el tecnológico o el diplomático.

En el último año, las tensiones se han recrudecido en el estrecho de Taiwán como consecuencia del aumento de incursiones de aviones chinos en la autodefinida zona de identificación aérea (ADIZ) de Taiwán y porque la presidenta taiwanesa, Tsai Ing-wen, admitió que Estados Unidos cuenta con presencia militar en la isla, algo que Pekín describió como «una provocación».

Taiwán, con el que EE.UU. no mantiene relaciones oficiales, es uno de los mayores motivos de conflicto entre China y Estados Unidos, debido sobre todo a que Washington es el principal suministrador de armas de la isla y sería su mayor aliado militar en caso de conflicto bélico con el gigante asiático.

La versión estadounidense

El presidente estadounidense, Joe Biden, le dijo a su homólogo chino, Xi Jinping, que la política de Estados Unidos hacia Taiwán «no ha cambiado» y que su Gobierno sigue oponiéndose «enérgicamente» a cualquier esfuerzo unilateral para cambiar el statu quo.

«Sobre Taiwán, el presidente Biden subrayó que la política de EE.UU. no ha cambiado y que Estados Unidos se opone enérgicamente a esfuerzos unilaterales para cambiar el statu quo o socavar la paz y la estabilidad en el estrecho de Taiwán», que separa a China de la isla, indicó la Casa Blanca en un comunicado.

Las tensiones también se agravaron después de que en mayo Biden avisara sobre la posibilidad de una intervención estadounidense si China invadía Taiwán, unos comentarios que parecían romper con la política de «ambigüedad estratégica» que Washington ha mantenido hacia la isla.

De acuerdo con el comunicado de la Casa Blanca, durante la conversación Biden y Xi hablaron de «una variedad de temas importantes de la relación bilateral y otros temas regionales y globales»

Ambos líderes pidieron a sus equipos que den seguimiento a la conversación de este jueves, en particular para combatir el cambio climático y salvaguardar la seguridad en temas de salud, según la Casa Blanca.

Estados Unidos había retratado la llamada como una oportunidad para mantener abierta la comunicación con China, que ve como su gran competidor por la hegemonía mundial.

En la nota, la Casa Blanca reiteró que la conversación forma parte de los esfuerzos de la Administración para «mantener y profundizar» las vías de comunicación con China y gestionar «responsablemente» las diferencias que les separan, así como «trabajar juntos» en áreas de interés común.

Se trata del quinto intercambio telefónico de los dos líderes desde que Biden llegó a la Casa Blanca en enero de 2021.

La política de «una sola China» significa que el único Gobierno chino al que debe reconocer Washington es el que tiene sede en Pekín, lo que le aleja de las aspiraciones independentistas de Taiwán.

El Gobierno de Biden ha reiterado en anteriores ocasiones su respeto a ese principio que hizo que hace casi medio siglo Washington rompiera lazos diplomáticos con Taipei y los estableciera con Pekín.

A cambio, Estados Unidos firmó el Acta de Relaciones de Taiwán de 1979, que compromete al país con la defensa de la isla, aunque no deja claro si la potencia intervendría en caso de ataque chino.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores