miércoles, mayo 22, 2024
miércoles, mayo 22, 2024

Xi Jinping acaba con cualquier oposición y perpetúa su liderazgo mientras el oficialismo tilda lo sucedido con Hu Jintao de problemas de salud

El líder chino proscribe de las altas esferas del Partido Comunista a la facción más liberal y pragmática de la dirigencia del país

El presidente de China y secretario general del Partido Comunista, Xi Jinping, presentó este domingo a los cuatro nuevos miembros del Comité Permanente del Politburó de la formación, un órgano que constituye la cúpula del liderazgo de la formación. Además de Xi (1) y de Zhao Leji (3) y Wang Huning (4), que se mantienen en el órgano, los nuevos miembros son Li Qiang (2), Cai Qi (5), Ding Xuexiang (6) y Li Xi (7), según los presentó el presidente a la prensa en un acto en el Gran Palacio del Pueblo de Pekín.

Los hasta ahora números 2, 3, 4 y 7 del PCCh, Li Keqiang, Li Zhanshu, Wang Yang y Han Zheng, se jubilaron por motivos de edad. En el máximo órgano de poder del gigante asiático no figura ninguna mujer -tampoco en el Politburó, por primera vez en 25 años- y ha desaparecido cualquier atisbo de oposición a Xi al quedar fuera el viceprimer ministro Hu Chunhua, único representante de la facción del expresidente Hu Jintao, y el actual primer ministro (ya de salida), Li Keqiang.

De esta forma, el líder chino proscribe de las altas esferas a los representantes de la Liga de las Juventudes Comunistas, considerada la facción más liberal y pragmática de la dirigencia del país. Además, Xi fue reelegido este domingo secretario general del PCCh y presidente de la Comisión Militar Central del partido.

En una breve y sobria intervención ante la prensa para presentar a los nuevos integrantes del Comité Permanente, el líder chino desgranó sus eslóganes habituales y exhortó a la centenaria formación comunista a seguir «floreciendo en su propia revolución» y «convertirse en la más fuerte y fiable espina dorsal del pueblo chino». «Ante los nuevos retos en este nuevo camino, debemos permanecer en máxima alerta, mantener siempre la sobriedad y la prudencia y seguir adelante con la estricta y comprensible gobernanza del partido», sostuvo Xi.

Reiteró que el mundo «encara retos sin precedentes» y añadió que «China no se puede desarrollar sin el mundo, y el mundo también necesita a China». «Tras más de 40 años de esfuerzos incansables en reformas y apertura, hemos creado dos milagros de rápido desarrollo económico y estabilidad social a largo plazo. En este momento la economía china es resiliente y tiene grandes potencial y capacidad de maniobra», indicó. Además, aseguró que las puertas de China seguirán abriéndose, a la vez que el país seguirá «creando oportunidades para el resto del mundo» a través de su propio desarrollo.

Por otro lado, la prensa oficial del país asiático asegura que el expresidente chino Hu Jintao, desalojado el sábado por la fuerza de la sala de plenos en la que se clausuraba el XX Congreso del Partido Comunista, «no se sentía bien y su personal le acompañó a otra habitación para que descansara».

La aparente e inesperada purga pública de Hu, predecesor inmediato del actual líder chino, Xi Jinping, convulsionó la clausura del cónclave, en el que Xi cimentó su ya enorme poder perpetuándose un lustro más al frente del gigante asiático. Hu, con el rostro demudado, fue escoltado por la fuerza fuera del recinto segundos después de que la prensa accediera al hemiciclo.

Aunque Hu se resistió mientras tiraban de él, como se aprecia en las imágenes, se termina marchando tras interpelar a Xi, quien permanecía con la mirada al frente ajeno a lo que sucedía a escasos centímetros de su espalda. Con todo, algunos observadores no han interpretado lo sucedido como una purga, sino como un posible malestar físico que habría provocado la salida de la sala del antecesor de Xi en el cargo.

En ese sentido, la agencia estatal Xinhua aseveró esta noche a través de Twitter -red censurada en China- que Hu había «insistido» en asistir a la sesión de clausura «pese a que últimamente ha necesitado tiempo para recuperarse». «Cuando hoy no se estaba sintiendo bien durante la sesión, su personal, por su salud, le acompañó a una habitación contigua para que descansara. Ahora está mejor», indica el tuit, sin dar más explicaciones.

Otros expertos están convencidos de que el suceso ha escenificado la laminación en directo de la facción de Hu, a la que los expertos han definido como más liberal, pragmática y orientada al mercado. Hu ha sido incluso purgado de las redes sociales chinas, y la publicación más reciente en la que se puede hallar el nombre del antiguo mandatario data del 18 de octubre, en la que una cuenta cita unas palabras del político sobre desarrollo económico.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores