viernes, agosto 12, 2022

(VÍDEO) Varios centenares de personas se manifiestan a favor de Djokovic en Belgrado: «Quisieron humillarlo, echarlo sobre rodillas»

Srdjan Djokovic, padre del tenista, encabezó una protesta para clamar contra el Gobierno australiano por los problemas causados a su hijo

El padre del tenista serbio Novak Djokovic comparó este viernes, Día de Navidad para el Cristianismo Ortodoxo, los problemas de su hijo en Australia a los de Jesucristo y acusó al gobierno australiano de querer humillar a su hijo.

«Jesús también tenía problemas, le hicieron de todo, pero él sigue vivo entre nosotros. Así también Nole (el apodo de Novak). ¡No le puede nada! ¡Él es el corazón de Serbia, del mundo libre!«, exclamó Srdjan Djokovic ante cientos de manifestantes reunidos delante del Parlamento serbio en Belgrado.

«¿Por qué nos hacen esto? ¿Por qué hacen esto a Nole?», se preguntaba el padre del número uno del tenis mundial, mientras la multitud contestaba «porque nos odian» y «porque somos los mejores».

Hizo constar que el tenista «no está en detención en un hotel, sino en una cárcel» y eso a pesar de haberle dado las autoridades australianas con anterioridad un visado, un beneplácito especial.

El mismo permiso fue concedido a otros jugadores -aseguró Djokovic padre- pero a éstos los dejaron pasar, menos a Novak Djokovic, porque «quisieron humillarlo, echarlo sobre rodillas».

«Si Dios existe, esto se resuelve justamente, y Dios es grande», aseguró a la multitud, que coreaba lemas de apoyo a Nole y de repudio, como «monstruos», contra las autoridades australianas.

Muchos manifestantes llevaban banderas serbias, algunos tenían pancartas como «Muerte al fascismo», «Nole, el campeón Nr.1» y similares, mientras algunos llevaban camisetas deportivas con la imagen de Djokovic.

La protesta, convocada por la familia Djokovic, reunió a varios centenares de personas, según medios locales, y duró una media hora antes de disolverse.

Djokovic fue parado el miércoles en el aeropuerto australiano de Melbourne a la entrada en el país, donde pretende defender su título en el Abierto de Australia, por no haberse vacunado contra la covid-19, a pesar de que con anterioridad se le aprobara una exención médica.

Ahora espera en un hotel de solicitantes de asilo en Melbourne a que las autoridades respondan a su recurso, lo que se prevé para el próximo lunes.

Fuente: EFE

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel