domingo, junio 13, 2021

(VÍDEO) Revilla asume que mintió y se saltó las restricciones: «El puro era mío»

Miguel Ángel Revilla asume que mintió a los hosteleros porque le «sometieron a una presión»

Sí, él lo hizo. Después del polémico vídeo que se compartió en redes sociales donde se puede ver a Miguel Ángel Revilla en un restaurante de Santander siendo acusado de fumar dentro del establecimiento, el presidente cántabro finalmente ha admitido que mintió porque le «sometieron a una presión en un momento determinado que ya no sabía ni lo que decía».

En el vídeo que se difundió en redes sociales, se puede ver como un grupo de hosteleros increparon al presidente cántabro por haber almorzado en el interior de un bar (en esos momentos solo se permitía estar en terrazas por las restricciones del covid), e incluso por haber fumado dentro. Revilla lo negó y fue grabado por estos hosteleros que compartieron el vídeo por redes sociales y, en consecuencia, muchos usuarios pidieron la dimisión del presidente cántabro.

En el Pleno del Parlamento, al ser preguntado por este asunto por los portavoces de Vox y Ciudadanos, Revilla ha asumido que mintió. «Es cierto que he mentido. He mentido porque me sometieron a una presión en un momento determinado que ya no sabía ni lo que decía; no por mí, por los que me acompañaban, porque el bochorno fue terrible», ha manifestado el secretario general del PRC.

Revilla ha admitido que el puro que aparece en el vídeo era suyo, y que se sintió presionado por los hosteleros, por eso mintió, intentando justificar sus palabras. «El puro era mío, pero el puro yo lo llevaba encendido por la calle, como lo dejo aquí a veces», en la Cámara, ha manifestado.

Además, el presidente cántabro también ha querido dejar claro en el Pleno del Parlamento que desconoce si el restaurante en cuestión disponía de la licencia o autorización para servir comidas en la parte del establecimiento donde él se sentó a almorzar.

Artículos relacionados

El complejo de Colón

Plató y Congreso

Cuando se está «A por uvas»

Los disparates de Carmen Calvo