martes, febrero 7, 2023
martes, febrero 7, 2023

(VÍDEO) Las iraníes siguen «quemando» sus velos en unas protestas que ya han dejado tres muertos

Las manifestaciones empezaron el viernes tras conocerse la muerte de Mahsa Amini por no llevar el velo correctamente y se han ido extendiendo

El Gobierno iraní no logra contener las protestas por la muerte de Mahsa Amini, la joven que murió al ser detenida por no llevar el velo correctamente, que ya dejan tres muertos y multitud de heridos tras una nueva noche de manifestaciones y choques con las fuerzas de seguridad a lo largo del país.

Las protestas comenzaron el viernes tras conocerse la muerte de Mahsa Amini tras ser detenida por la Policía de la moral por llevar mal el velo y se han ido extendiendo, cada vez mayores, en más puntos del país y más violentas desde entonces.

Ni la represión policial, que está usando materiales antidisturbios; ni las promesas del presidente, Ebrahim Raisí, de que se investigará a fondo la muerte de Amini; ni el envío de emisarios del líder supremo de Irán, Ali Jameneí, a la familia de la fallecida parecen suficientes para poner fin a las protestas. Así, el país persa vivió anoche una nueva jornada de protestas a lo largo del país, las mayores en años.

Los medios estatales informaron de manifestaciones en “limitadas” ciudades del país, donde se lanzaban proclamas contra el Gobierno y se atacó a la Policía, según las versiones oficiales. Pero los vídeos compartidos en redes sociales por periodistas y activistas iraníes mostraba duros choques en numerosas provincias, unas imágenes cuya autenticidad no está verificada.

En la ciudad de Kerman, en el sureste de Irán, una joven se cortó el pelo mientras a su alrededor otros manifestantes gritaban «muerte al dictador”. En otros vídeos se ve a mujeres tirando sus velos a hogueras callejeras, en un gesto que ya se ha convertido en símbolo de las protestas. De nuevo, los manifestantes gritaron un día más «Justicia, libertad y no al hiyab obligatorio» y «Mujeres, vida, libertad”.

Tres muertes

Mientras tanto, las autoridades han confirmado la muerte de al menos tres personas en los choques, en la provincia del Kurdistán iraní, de donde era originaria Amini, y señalado a elementos extranjeros.

«Las investigaciones muestran que estas personas fueron asesinadas a tiros por los enemigos del sistema y con armas que ninguno de los miembros de seguridad de la provincia utiliza”, dijo el gobernador de la provincia del Kurdistán, Esmaíl Zareí Kusha.

Por su parte, el gobernador de Teherán, Mohsen Mansouri, se sumó a acusar a enemigos extranjeros de las protestas. «Las trazas de la intervención de embajadas extranjeras y de servicios (de inteligencia) extranjeros son claramente visibles», aseguró, según la agencia Fars. Mansouri afirmó que han sido arrestados «tres extranjeros» por su participación en las protestas, aunque no desveló sus nacionalidades.

Rechazo a la crítica internacional

Por su parte, el Gobierno iraní ha rechazado las críticas internacionales por la muerte de Amini y ha acusado a otros países de usar los derechos humanos para atacar al país persa. “Es lamentable que algunos países traten de usar un incidente que está aún siendo investigado como una oportunidad para perseguir sus objetivos políticos contra el Gobierno y el pueblo de Irán usando los derechos humanos”, dijo el portavoz del Ministerio de Exteriores iraní, Naser Kananí.

En un comunicado publicado este miércoles por los medios iraníes, Kananí mencionó específicamente a Estados Unidos, al que acusó de terrorismo económico. “El Gobierno estadounidense es el mayor violador de los derechos de la nación iraní y no puede presentarse como un defensor del pueblo iraní realizando acusaciones que no han sido probadas”, añadió el diplomático.

En este sentido, Estados Unidos criticó la muerte de Amini y llamó a que se investigue su muerte y haya “responsabilidades”. “Irán debe poner fin al uso de la violencia contra las mujeres por ejercer sus libertades fundamentales”, exigió el lunes el Consejo de Seguridad Nacional de la Casa Blanca.

También se ha sumado a las críticas la alta comisionada adjunta de la ONU para los derechos humanos, Nada Al-Nashif, que pidió este martes una investigación «por una autoridad competente e independiente» sobre la muerte de Amini y la derogación «de todas las leyes y reglamentos discriminatorios que imponen el hiyab obligatorio».

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores