lunes, abril 15, 2024
lunes, abril 15, 2024

(VÍDEO) La última de la «malvada mente comunista» de Iglesias: un supermercado público y supermercados cooperativos autogestionados

El que fuera líder de Unidas Podemos ha defendido ambas propuestas en su podcast a raíz de la idea de intervenir los precios que defiende la formación morada

Pablo Iglesias sigue intentando estar presente, de alguna manera, en la vida pública. Su protagonismo es mucho mayor que antaño, pero ahora el que fuera líder de Podemos trata de estar en el candelero a través de sus intervenciones en los medios. Las que más se trabaja son las que dan forma a su podcast La base, en el que Iglesias ha formulado esta semana un par de propuestas a raíz de esta temática: «¿A ti qué supermercado te roba?».

«Bueno, Podemos propone intervenir los precios. Y digo yo: ¿y si además de intervenir los precios de los productos básicos para evitar los abusos de los grandes supermercados hiciéramos un supermercado público?», lanzó Iglesias en uno de sus monólogos.

A continuación, el exvicepresidente del Gobierno pasó a justificar su idea: «La diferencia entre un supermercado público y uno privado es fácil de entender. El público necesita ser eficiente pero no persigue el lucro ni los grandes beneficios, sino satisfacer una necesidad social. Eso, justamente eso, le da una enorme ventaja competitiva que le permitiría pagar mejor a los ganaderos y agricultores y también a sus propios trabajadores. Un supermercado público crearía empleo de calidad, favorecería a los productores locales, priorizaría los productos ecológicos y bajaría los precios de los productos básicos».

Después de explicar esta propuesta, Iglesias llamó a seguir «pensando con malvada mente comunista». Así llegó la segunda iniciativa que planteó a sus oyentes: «¿Y si además de intervenir los precios de los productos básicos y de crear un supermercado público favorecemos también la creación de supermercados cooperativos autogestionados? Ojo, estos supermercados ya existen en España, pero no cuentan con apoyo público en forma de legislación favorable, subvenciones o líneas de crédito preferentes».

«Podrían ser propiedad de organizaciones de trabajadores, de consumidores y de productores que tomarían así el control de la cadena alimentaria. Los socios podrían decidir los criterios que deberían cumplir sus productos y podrían apostar también por los productos ecológicos y de cercanía, garantizando precios justos para los productores locales y los consumidores. No tendrían ánimo de lucro como los supermercados públicos, pero sí beneficios, que deberían tener una función social y política. ¿O acaso se puede hacer política en sociedades de mercado sin competir en el mercado?», argumentó el presentador de La base.

Para sentenciar: «Una red de supermercados cooperativos y autogestionados podría ser un poder económico progresista. Siempre, siempre, siempre, siempre hay que pensar fuera de la caja». No obstante, estas ideas de Pablo Iglesias se han llevado tantas críticas como de costumbre.

Relacionados

spot_img

Colaboradores