miércoles, mayo 22, 2024
miércoles, mayo 22, 2024

(VÍDEO) La primera ministra finlandesa, envuelta en una polémica por irse de fiesta

El suceso ha reavivado el debate sobre la vida privada de los políticos

La primera ministra finlandesa, Sanna Marin, se ha visto envuelta este jueves en una polémica tras filtrarse un vídeo en el que aparece cantando y bailando en una fiesta privada durante sus vacaciones con un grupo de amigos.

El vídeo, publicado en la tarde del miércoles por el tabloide sensacionalista Iltalehti, robó la atención de los medios finlandeses y eclipsó el congreso estival del Partido Socialdemócrata finlandés (SDP) que dirige Marin, de 36 años. Al parecer, el vídeo original fue publicado en un grupo cerrado de Instagram con menos de un centenar de miembros al que pertenece Marin, pero luego alguien lo difundió en las redes sociales.

Según algunos medios locales, en el vídeo se oye a los asistentes a la fiesta mencionar la palabra jauhojengi (literalmente, la pandilla de la harina) y puede dar a entender que en la fiesta se consumió cocaína. Pronto las redes sociales se llenaron de comentarios de gente indignada que exigía a Marin hacerse un test de drogas, pero también de muchos ciudadanos que no entienden a qué viene esta polémica y están encantados con que su primera ministra tenga también una vida privada y se vaya de fiesta en sus vacaciones.

Antes de que la noticia se expandiese a la prensa internacional, Marin dio su versión este jueves en una entrevista para la televisión pública YLE. La joven primera ministra señaló que simplemente se trató de una fiesta privada en un domicilio particular con algunas celebridades finlandesas y negó rotundamente haber consumido drogas, aunque admitió haber tomado «bebidas alcohólicas de baja graduación». «Estoy molesta por que estos vídeos se hayan llegado a publicar. La cuestión es que he estado de fiesta con unos amigos, bailando y cantando, aunque es cierto que alocadamente», dijo la joven primera ministra.

No obstante, se mostró dispuesta a hacerse el test de drogas si fuera necesario para demostrar que no tiene nada que ocultar. «Quiero mostrar que estos cargos también los ocupa gente normal, con una vida corriente. Tengo una vida familiar, una vida laboral y tiempo libre para pasar con mis amigos, exactamente como mucha gente de mi edad», dijo a YLE. «Voy a seguir siendo la misma persona que hasta ahora y espero que la gente lo acepte. Vivimos en una democracia, en las elecciones se deciden estas cuestiones», afirmó.

Fuente: EFE.

Relacionados

spot_img

Colaboradores