martes, mayo 21, 2024
martes, mayo 21, 2024

(VÍDEO) Colocan el último tubo del gasoducto Nord Stream 2, un proyecto que culminará «en pocos días»

Nord Stream 2 contribuirá a satisfacer las necesidades a largo plazo del mercado energético europeo para las importaciones de gas

El consorcio que construye el polémico gasoducto Nord Stream 2, que suministrará gas ruso a la Unión Europea sin pasar por Ucrania, anunció este lunes la colocación del último tramo de la infraestructura.

El tubo número 200.858 fue transportado por la barcaza «Fortuna» y será colocado en el lecho marino en aguas alemanas, precisó el consorcio germano-ruso en un comunicado, en el que indicó que luego será conectado con la parte del gasoducto que lo enlaza con Dinamarca.

Nord Stream 2 indicó que el objetivo sigue siendo la puesta en servicio de la infraestructura, que tiene unos 1.230 kilómetros de longitud y capacidad para transportar hasta 55.000 millones de metros cúbicos de gas anuales, «antes de final de año».

«Nord Stream 2 contribuirá a satisfacer las necesidades a largo plazo del mercado energético europeo para las importaciones de gas, mejorando la seguridad y fiabilidad del suministro y proporcionando gas en condiciones económicas razonables», argumentó el consorcio.

El anuncio de la conclusión de la infraestructura gasista llega dos semanas después de que Berlín revelara, por medio la canciller alemana, Angela Merkel, que podrá imponer nuevas sanciones a Rusia si utiliza el gasoducto como «un arma».

«Nos tomamos muy en serio las preocupaciones de Ucrania, y hablé de ellas en Moscú con el presidente ruso, Vladímir Putin«, dijo Merkel en una conferencia de prensa conjunta con el presidente ucraniano, Volodimir Zelenski, el pasado 22 de agosto.

Hace unos meses Estados Unidos aportó de hecho la autorización a la finalización del gasoducto tras renunciar a sancionar a las empresas que participaron en su construcción, tras las críticas formuladas por Washington en el pasado.

El pasado mes de julio las autoridades estadounidenses y alemanas emitieron una declaración conjunta en la que aseguraron que destinarán unos 1.000 millones de euros en apoyo de la transición de Ucrania a fuentes de energía «verdes» una vez que el Nord Stream 2 entre en funcionamiento, ya que ese país sufrirá graves perjuicios económicos por el gasoducto.

Merkel declaró durante su reciente visita de despedida al Kremlin antes de dejar la Cancillería que el gasoducto «no es un proyecto bilateral ruso-alemán, sino un proyecto de alcance europeo, porque en él también participan empresas de otros países».

EE.UU. no evitará que Nord Stream se culmine en unos pocos días, según Lavrov

El ministro de Exteriores de Rusia, Serguéi Lavrov, aseguró este lunes que Estados Unidos ha entendido que no puede evitar que el gasoducto Nord Stream 2, que lleva el gas ruso a Alemania por el mar Báltico, se culmine «en unos pocos días».

«Ahora tiene lugar un ataque frontal contra el Nord Stream 2, aunque todos entienden que en unos pocos días terminará la construcción y (el gasoducto) comenzará a funcionar«, dijo Lavrov a la prensa local.

Lavrov destacó que, en realidad, «la Administración (de Joe) Biden no ha variado, siguen en contra del proyecto, pero entienden que es imposible frenarlo».

«Pero si entiendes que estás obsesionado con una tarea irrealizable, el propio sentido común debe decirte que debes dejarlo y dedicarte a algo realista«, señaló.

La pasada semana el consejero delegado del consorcio gasístico Gazprom, Alexéi Miller, adelantó que los primeros suministros de gas pueden comenzar ya en la próxima temporada de invierno.

«Incluso antes de fin de año, es decir esta temporada de calefacción, podemos suministrar al mercado europeo el primer gas a través del gasoducto Nord Stream 2«, señaló el jefe de Gazpromterm, que lleva las riendas del proyecto junto a las empresas francesa Engie, las alemanas Uniper y Wintershall, la austríaca OMV y la anglo-holandesa Shell.

En Europa el gasoducto despierta inquietudes en varios países, sobre todo en el este, al considerar que incrementa la dependencia energética de la Unión Europea de Rusia, que ya no dependerá de Ucrania para transportar su gas al Viejo Continente.

EE.UU. quería frenar el proyecto mediante sanciones porque consideraba que el gasoducto refuerza a Rusia, crea riesgos para Europa al hacerle dependiente del gas ruso y amenaza la seguridad energética de Ucrania, pero la Casa Blanca retiró en julio pasado su oposición al gasoducto.

Fuente: EFE

Relacionados

spot_img

Colaboradores