miércoles, agosto 10, 2022

UPN decide expulsar a sus diputados pero será el comité de garantías el encargado de dar la última palabra

El comité de garantías y disciplina se reunirá en los próximos días y decidirá si expulsa a los diputados tras escuchar a las dos partes

El Consejo Político de Unión del Pueblo Navarro (UPN), ha decidido este sábado expulsar del partido a Carlos García Adanero y Sergio Sayas, por votar en contra de la reforma laboral del Gobierno y contravenir así las indicaciones de la dirección del partido, pero será el comité de garantías y disciplina del partido el encargado de confirmarlo en los próximos días.

Ha sido en el Consejo Político, máximo órgano decisorio de UPN entre congresos con 232 representantes, entre ellos los dos diputados, reunido para finalmente ratificar con el 80,62 % de los votos favorables el acuerdo adoptado en la tarde de este viernes por el Comité Ejecutivo de pedir el acta a los dos diputados o de instar a su expulsión del partido si no lo hacen.

La crisis se abrió este jueves cuando ambos votaron en el Congreso en contra de la reforma laboral propuesta por el Gobierno Central, pese a que UPN les había pedido el apoyo tras pactarlo con el PSOE a cambio de que PSN apoyara al alcalde de Pamplona de UPN en iniciativas presupuestarias y contra una reprobación en el Ayuntamiento.

La reunión de este sábado ha finalizado dos horas y cuarto después de iniciarse, cerrada a los medios de comunicación, que han sido atendidos primero por los diputados cuestionados, con un Carlos García Adanero que ha considerado «evidente que la dirección está deseando de que nos vayamos y expulsarnos», pero que ha dicho «confiar» en el Comité de Disciplina para defender su posición.

Más rotundo se ha mostrado poco después Sergio Sayas, quien ha dicho haber expuesto ante el Consejo Político del partido haber desobedecido la disciplina de voto convencido de que lo que les pedía la dirección era convertir a UPN en «el felpudo de Sánchez» y ser «un partido pisoteado por alguien que nos estaba diciendo que este pacto era por España y que al día siguiente iba a poner la mano al nacionalismo de nuevo para destrozar España».

También ha asegurado que el jueves votó en el Congreso «con lo que siempre he hecho, la libertad. A mí nadie me impuso nada. A mí nadie me compró en ninguno de los momentos. Creo que no se me conoce cuando se puede opinar algo así», ha advertido sin especificar expresamente que se refería a quienes han visto la mano del PP detrás del cambio de voto de los dos diputados de UPN. En cuanto al desarrollo de la reunión de este sábado ha lamentado que, «como era esperable, se nos ha juzgado antes de darnos tan siquiera la oportunidad de ir a un Comité de Garantías, pero iremos y ahí nos explicaremos».

Minutos más tarde abandonaba el recinto el presidente de UPN, Javier Esparza, quien ha considerado que el apoyo del Consejo Político a la decisión de su Ejecutiva, que deja ahora el proceso sancionador en manos del Comité de Disciplina, hace que el partido retome así la «normalidad», porque UPN «tiene palabra».

La consecuencia, después de que UPN llegara a un pacto con el PSOE que han roto sus diputados, ha sido una crisis que «debilita a UPN», ha dicho Esparza, quien ha insistido: «UPN es un partido que tiene palabra, sobre todo. Podremos acertar o equivocarnos, pero tenemos palabra. Y si llegamos a un acuerdo se cumple. Eso es lo que ha quedado en entredicho» y que ahora se recompone.

Así, si esta semana el comité decide que Sayas y Adanero se saltaron los estatutos del partido al mentir a la dirección y son finalmente expulsados del partido, UPN se quedará sin representación en el Congreso por primera vez desde 1979.

Fuente: EFE

Artículos relacionados

Un gesto majestuoso

Suspicious minds

La polémica del cartel