domingo, diciembre 4, 2022
domingo, diciembre 4, 2022

Una veintena de mujeres ocupa por la fuerza la Delegación del Gobierno de Valencia

Han exigido hablar con la Delegada para trasladar -entre otras cosas- su malestar por los “abusos” policiales en las protestas por la liberación de Hasél

Una veintena de mujeres de la Asamblea Feminista de Valencia han ocupado esta mañana por la fuerza la Delegación del Gobierno de la Comunidad Valenciana para pedir la derogación «en su totalidad» de la denominada ley mordaza.

Fuentes de este movimiento han informado de que las mujeres que han entrado en la sede de la delegación en Valencia pasadas las diez de la mañana han sido identificadas, mientras que en el exterior de esta institución se están congregando decenas de mujeres.

Por su parte, fuentes de la Delegación del Gobierno han informado de que las mujeres han entrado por la fuerza en un edificio público, y aprovechando que se celebraba un acto de reconocimiento de la mujer durante la pandemia, se han sentado en el patio.

Tras la entrada por la fuerza de las mujeres se han activado los protocolos de seguridad y la delegación ha sido cerrada, según las fuentes, que han indicado que la delegada del Gobierno, Gloria Calero, ha mostrado su disposición a reunirse con algunas representantes de este colectivo.

La veintena de mujeres que han entrado en la sede gubernamental, donde permanecerán hasta que sean recibidas por Calero reclaman, además, el archivo de todos los procedimientos administrativos en curso relativos al movimiento feminista y que suman más de 11.000 euros en multas desde 2018.

Asimismo, pide un reconocimiento público donde conste que las personas más afectadas por la ley mordaza han sido especialmente las mujeres migrantes. También reclaman el reconocimiento de las cargas y abusos policiales a las movilizaciones por la libertad de expresión.

«Feminismo sin mordaza», «Si nos tocan a una, nos tocan a todas» o «El feminismo es esencial» son algunas de las frases coreadas por las mujeres concentradas ante la Delegación, que mantiene sus puertas cerradas.

La portavoz de la Asamblea Feminista, Irene Esteban, ha asegurado a EFE que no se moverán de la Delegación del Gobierno hasta que haya un diálogo con Gloria Calero y el reconocimiento que piden se produzca.

Esteban ha señalado que se trata de una acción «totalmente pacífica» y si hay violencia «no será por responsabilidad nuestra. Estamos sentadas y cantando».

También ha indicado que no es la primera vez que hacen acciones de este tipo, ya que hace dos años también ocuparon la sede de la Delegación del Gobierno cuanto estaba en la calle Colón.

Relacionados

spot_img

Colaboradores