jueves, febrero 2, 2023
jueves, febrero 2, 2023

¿Una máquina que produce agua de la nada? Un inventor español lo consigue

Este es un mecanismo eléctrico similar al de un aire acondicionado, ya que refrigera el aire hasta condensarlo y, de esa manera, se obtiene agua

En la década de los 90, un ingeniero gallego de 82 años, Enrique Veiga, inventó un primer prototipo de una máquina que crea agua de la nada. Este invento se creó cuando una severa sequía afectó al sur de España, según informan medios locales. 

Ahora, la compañía española Aquaer, con sede en Sevilla, ha creado una línea de máquinas que se basan en este prototipo de Enrique Veiga. Son máquinas que extraen agua potable y segura de la atmósfera para su uso en regiones áridas donde la población sufre una aguda escasez de agua

Este es un mecanismo eléctrico similar al de un aire acondicionado, ya que refrigera el aire hasta condensarlo y, de esa manera, se obtiene agua

Una de las características más destacadas de esta máquina creada por Enrique Veiga es que es apta incluso para poder usarse en un desierto, ya que produce el mismo efecto en zonas con temperaturas de hasta 50 grados centígrados y que tengan un nivel de humedad que sea inferior al 10%

Otra de las características destacable de esta máquina es que es fácil de transportar, ya que se trata de un aparato pequeño que se puede llevar de un lado a otro en carretilla y, además, es capaz de generar entre 50 y 75 litros de agua a diario. Los modelos más grandes podrían generar hasta 5.000 litros por día. 

«El objetivo es llegar a los lugares como los campos de refugiados que no tienen agua potable», comentó Veiga a Reuters, donde destacó también que sus aparatos ya funcionan en varios países de África. 

Por ejemplo, en el año 2017, Nhat Vuong, un refugiado vietnamita que se estableció en Suiza, fundó una organización benéfica llamada ‘Water Inception’ y compró una de las máquinas de Veiga para un campo de refugiados en la ciudad de Trípoli

«En las aldeas de Namibia que visitamos, la gente quedó estupefacta, no entendían y preguntaban de dónde venía el agua«, indicaba Veiga. «Nuestra idea no es solo hacer un dispositivo que sea efectivo, sino también hacer que sea útil para las personas que tienen que caminar kilómetros para traer agua o hacer pozos«, contaba el inventor.

Relacionados

spot_img

Colaboradores