martes, septiembre 28, 2021

Una adolescente fallecida hace más de 7.000 años revela, gracias a su ADN, la existencia de un nuevo grupo de humanos

Los primeros humanos modernos que llegaron a Wallacea lo hicieron hace 50.000 años y no 3.500, como se pensaba hasta ahora

Una cazadora adolescente que falleció hace más de 7.000 años en la isla indonesia de Sulawesi permite ahora, con sus huesos, descubrir un nuevo grupo de humanos.

«Hemos descubierto el primer ADN humano antiguo en la región insular entre Asia y Australia, conocida como ‘Wallacea’, que proporciona una nueva perspectiva de la diversidad genética y la historia de la población de los primeros humanos modernos en esta parte del mundo poco estudiada», ha revelado Adam Brumm, coautor de un estudio al respecto publicado este miércoles en la revista Nature.

El esqueleto de la mujer de entre 17 y 18 años fue descubierto en 2015. Se la enterró hace 7.200 años y era parte de la cultura Toalean, autóctona de Sulawesi. Pertenecía a una tribu de cazadores-recolectores prehistóricos que vivieron entre hace unos 8.000 años y aproximadamente el siglo V d.C.

Es el hueso petroso del cráneo de la adolescente el que ha permitido ahora saber que descendía de la primera ola de humanos modernos que ingresó a Wallacea hace 50.000 años. Ellos son los antepasados de los actuales indígenas australianos y papúes.

El descubrimiento hace pensar que podría haber existido un grupo distinto de humanos modernos del que no se tenía conocimiento hasta hoy. Antes de este estudio llevado a cabo por Adam Brumm y sus colegas, se consideraba que las primeras personas con rasgos asiáticos que entraron en Wallacea lo hicieron hace unos 3.500 años.

Artículos relacionados